Menu


Los monjes que llegaron al hit parade de la música internacional
Artículo de Jorge Enrique Mújica sobre el éxito de los Cistercian monk (Monjes cistercienses) y su Chant music for paradise, producido nada menos que por Universal Music.


Por: Jorge Enrique Mújica | Fuente: Yoinfluyo.com



En Inglaterra han ocupado el sexto lugar, en Austria el séptimo, en Estados Unidos el noveno y en España el 17 del ranking musical. Se codean en el hit parade con Amy Winehouse, Duffy, Usher o Madonna.

Colocar su nombre y el título de su disco en Google da acceso a 188 mil enlaces. Y lo más increíble, es que además de ser su primer material discográfico, el género musical de sus interpretaciones rara vez ha llegado a tales alturas.

Se trata de los Cistercian monk (Monjes cistercienses) y su Chant music for paradise, producido nada menos que por Universal Music. ¿Cómo llegó un coro católico de monjes austriacos al top ten de la música pop internacional?

Todo comenzó en febrero de 2008 cuando Universal colocó convocatorias en diversos periódicos religiosos de varios países. La meta era encontrar a artistas capaces de grabar un disco de gregoriano para ese sello disquero. La respuesta, tanto de individuos como de grupos, dejó boquiabierto a Tom Lewis, responsable de la sección de música clásica y jazz de Universal.

Justo el día que finalizaba la recepción de materiales, llegó a la cuenta de correo electrónico un mensaje firmado por un “Padre Karl”. El contenido era lo más escueto que se había recibido: un enlace a YouTube.

El video “colgado” en el famoso portal, presentaba a los monjes de la abadía de Stift Heiligenkreuz en Austria, la misma donde Benedicto XVI había estado hacía algunos meses cuando visitó pastoralmente aquel país. La consecuencia de haber abierto el link es el disco que está haciendo historia.

¿Dónde ha radicado el éxito del CD? Según el mismo Lewis, quien domina el tema, “la música gregoriana sigue ritmos cíclicos. Se vende mucho en los momentos de crisis económica y menos en aquellos de ‘boom’. Quizá, cuando estamos preocupados y bajo el yugo de miles de tensiones durante el día, al regresar a casa por la tarde buscamos un poco de paz y este canto para alabar a Dios nos ayuda”.

En un artículo del 5 de julio de 2008, el periódico La Stampa relacionaba el éxito de la música de los monjes cistercienses del monasterio austriaco fundado en 1133, con la banda sonora de un videojuego aparecido en 2001 (Halo) y que batió record de ventas. Según el diario italiano, ese videojuego fue el que enseñó a los jóvenes a apreciar esta música, mientras jugaban sobre una consola.

Los monjes cistercienses han logrado lo que muchos sueñan y pocos logran: el asalto –que aquí podemos calificar de divino– en la lista de ventas y en las de éxitos de varios países. Sólo que en este caso las ganancias irán a parar a los monasterios de la orden que padecen graves carencias, y como ayuda a los misioneros en países pobres.

Es posible escuchar gratuitamente algunas piezas en www.chantmusicforparadise.com.

Historia del císter

La Orden Cisterciense fue fundada por San Roberto de Molesme y un grupo de monjes benedictinos en 1098, en Citeaux, Francia. Fue aprobada en 1100 por el Papa Pascual II. Sus miembros se distinguen externamente por el uso del tradicional hábito blanco o gris, motivo por el que muchos les conocen también como los monjes blancos.

Entre los personajes más famosos que han pasado por la orden se encuentra San Bernardo, fundador de la famosa abadía de Claraval y quien ayudó de forma determinante a una mayor expansión de la orden.

En el siglo XII fue la orden más pujante e influyente de la Iglesia católica. A finales de 1400, había más de 700 abadías por toda Europa y sus monjes fueron protagonistas e impulsores del desarrollo de la economía, al desarrollar técnicas para hacer rentables terrenos baldíos, y por crear métodos de producción, distribución y ventas de pieles y granos.

A los cistercienses se debe, en buena medida, la expansión de la arquitectura gótica y la conservación y transcripción de manuscritos antiguos. La división que dio origen a los trapenses (de estricta observancia, también católicos) fue resultado de un periodo de su historia.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |