Menu


Cenar con Cristo
Jesucristo

Me da pena pensar que Cristo pueda ser mi huésped cuando hay tanto desorden aquí dentro.


Por: P. Fernando Pascual LC | Fuente: Catholic.net



En invierno o en verano, en los momentos felices o en los momentos más amargos, después de una buena acción o cuando nos sentimos heridos por el pecado... A todas horas, en tantas situaciones de la vida, Cristo está a la puerta.

“Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo” (Ap 3,20).

Su llegada, su espera, son mi alegría. ¿Puedo abrirle, puedo dejarle un lugar en mi alma, puedo pedirle que acepte unos momentos en mi casa, en mi historia, entre mis platos de colores y mis vasos un poco llenos de cal vieja?

Podemos cenar con Cristo. Porque Él es el primero en desearlo. Porque vino al mundo para buscar ovejas perdidas y pecadores entristecidos. Porque desea corazones generosos que tengan quizá pocas riquezas materiales pero mucho amor y deseos de entrega. Porque sabe que nosotros le necesitamos como el único Salvador, como el Mesías, como el Señor, como el Amigo, como el Hijo del hombre.

Podemos cenar con Cristo. ¿Cómo preparar la casa? ¿Qué hacer con esas revistas que tanto le entristecerían? ¿Cómo explicarle la terrible historia familiar? ¿Y si descubre que todavía tengo odios en el corazón? ¿Le haré sentarse en un sofá que compré gracias a una estafa?

Me da pena pensar que Cristo pueda ser mi huésped cuando hay tanto desorden aquí dentro. Me duele no tener una casa preparada. Me entristece ver mi corazón tan lleno de egoísmos. Me avergüenza recordar lo poco que he hecho por los pobres, los enfermos, los tristes, los enemigos...

Cristo sigue a la puerta y llama. Conoce perfectamente mi historia y mi vida. Sabe de qué barro estoy hecho. Ha seguido cada uno de mis pasos. Me ha visto caminar muy cerca del precipicio, me ha visto caer en barros miserables, me ha visto con buenos deseos y pocas realizaciones...

Ahí sigue, deseoso de que le abra, por fin, mi puerta. Puedo dejarle pasar, puedo compartirle mi vida, puedo permitirle curar tantas heridas. Puedo, sobre todo, aprender a amar al sentirme tan amado, tan mimado, por su cariño eterno.

Hoy, y todos los días en que lo desee, puedo cenar con Cristo y Él conmigo. Basta sólo con oír su Voz y sentir que me llama, sin gritos, dulcemente, por mi nombre...




Novena a la Divina Misericordia. cuya fiesta se celebra el domingo siguiente a la Resurrección.


Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia

"En nuestros tiempos, muchos son los fieles cristianos de todo el mundo que desean exaltar esa misericordia divina en el culto sagrado y de manera especial en la celebración del misterio pascual, en el que resplandece de manera sublime la bondad de Dios para con todos los hombres.

Acogiendo pues tales deseos, el Sumo Pontífice Juan Pablo II se ha dignado disponer que en el Misal Romano, tras el título del Segundo Domingo de Pascua, se añada la denominación "o de la Divina Misericordia" ..... " (Fragmento del Decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, de 5 de mayo de 2000.

Indulgencias en el Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia


"Se concede la indulgencia plenaria, con las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice) al fiel que, en el domingo segundo de Pascua, llamado de la Misericordia divina, en cualquier iglesia u oratorio, con espíritu totalmente alejado del afecto a todo pecado, incluso venial, participe en actos de piedad realizados en honor de la Misericordia divina, o al menos rece, en presencia del santísimo sacramento de la Eucaristía, públicamente expuesto o conservado en el Sagrario, el Padrenuestro y el Credo, añadiendo una invocación piadosa al Señor Jesús misericordioso (por ejemplo, "Jesús misericordioso, confío en ti")".










 





Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |