Menu


Londres enmendará su ley de derechos humanos
El primer ministro británico, Tony Blair anunció ayer que su Gobierno enmendará, si es preciso, su ley de derechos humanos,para facilitar la deportación o exclusión de personas que alientan el terrorismo.


Por: . | Fuente: analisisdigital



El primer ministro británico, Tony Blair anunció ayer que su Gobierno enmendará, si es preciso, su ley de derechos humanos, que incorpora los principios contenidos en el Convenio Europeo sobre esa materia, para facilitar la deportación o exclusión de personas que alientan el terrorismo.

El Reino Unido podría enmendar su ley de derechos humanos, que incorpora los principios contenidos en el Convenio Europeo sobre esa materia, para facilitar la deportación o exclusión de personas que alientan el terrorista. Así lo anunció ayer el primer ministro británico, Tony Blair, en una rueda de prensa en la que detalló una serie de propuestas con la que su Gobierno quiere hacer frente a quienes propagan la que él califica de "ideología del mal" y desean establecer un "Estado talibán".

A pesar de que la legislación británicas ya permite la expulsión de personas que representan una amenaza para la seguridad nacional, el Gobierno laborista quiere aplicar también en casos de instigación al terrorismo.

Además, Blair recordó que en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, que fue ratificado por Londres en 1951, establece en su artículo segundo el derecho a la vida de toda persona y que es el primero que violan los terroristas. En este sentido, el primer ministro negó que haya una contradicción entre la protección de los derechos humanos y la de los ciudadanos frente al terrorismo, y señaló que lo importante es "encontrar el justo equilibrio".

Frente a la intención del Gobierno británico, los defensores de los derechos humanos argumentan, entre otras cosas, que no puede ser deportado un individuo, cualquiera que sea la causa, a países en los que se sabe que se tortura, práctica que también prohíbe el Convenio Europeo. No obstante, Blair recordó que ya se ha firmado un memorándum de entendimiento con Jordania para asegurar que los deportados van a ser bien tratados, y dijo que hay también consultas al respecto con un grupo de diez países, entre ellos Argelia y el Líbano.

El primer ministro británico también prometió una nueva ley antiterrorista para este otoño, que incluirá la tipificación como delito de la exaltación del terrorismo no sólo en territorio británico sino también en el extranjero. Según esta ley, cualquier persona que participe en actos de terrorismo o que tenga algo que ver con ellos verá rechazada automáticamente su solicitud de asilo político en Gran Bretaña.

Asimismo, se propone ampliar los poderes del Gobierno para privar a los ciudadanos de su nacionalidad británica o doble nacionalidad si actúan contra los intereses de este país para aplicarla también a los ciudadanos nacionalizados británicos involucrados en actividades extremistas.

Otras propuestas que desgranó el dirigente británico fueron estudiar la posibilidad de prolongar el plazo en el que un sospechoso de terrorismo puede permanecer detenido sin cargos, limitado actualmente a 14 días pero que la policía quiere ampliar a tres meses; la prohibición de grupos radicales como Hizb ut Tahrir y Al Muhajiroun, y la ampliación mediante nuevas leyes de las causas que justifiquen ese tipo de interdicciones.
Agosto 2005

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!