Menu


Sobre las series televisivas
Intervención de Mercedes Medina, profesora de la Facultad de Comunicación, en un curso de verano del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Navarra


Por: Mercedes Medina | Fuente: Arvo.net



«Los valores y estereotipos implícitos en las series televisivas familiares no han de considerarse como un reflejo fiel de la sociedad»«La ficción no funcionaría si el relativismo moral fuera cierto porque no habría normas fijas para entender el pacto de lectura. No existe un conflicto sin un referente, una alternativa única mejor que las demás»

Intervención de Mercedes Medina,
profesora de la Facultad de Comunicación

En un curso de verano del Instituto de Ciencias para la Familia
de la Universidad de Navarra





En su intervención Mercedes Medina dijo que "ante la respuesta ´paralizante´ de que la televisión supone una imagen de lo que la sociedad pide y es, cabe disentir y decir que refleja la vida de quienes la hacen: sus esquemas mentales y su modo de entender el mundo, la familia, la sociedad, la persona...".

Asimismo llamó la atención sobre los valores y estereotipos que aparecen implícitos en las series ´familiares´ de televisión, y advirtió del riesgo de pensar "que nuestro comportamiento es raro porque no coincide con lo que muestran". Especialmente, se refirió al caso de los jóvenes y adolescentes: "Para su educación resulta imprescindible hacerles conscientes de lo que consumen como espectadores".

"La televisión -prosiguió- influye en nuestro comportamiento y pensamiento al igual que otros agentes socializadores, pero quizá de una manera menos evidente".

En su opinión, este medio se puede utilizar "como herramienta para formar personas con criterio que sepan distinguir el bien del mal, conscientes de lo que ven y que reflexionen sobre por qué eligen los programas".

Descubrir referentes morales en los personajes

Según explicó la profesora de la Universidad de Navarra, para valorar la ficción televisiva es necesario identificar los conflictos y su resolución: "En ella se pone de manifiesto la idea del hombre y de la sociedad implícita en las series".

En sus palabras, "la ficción no funcionaría si el relativismo moral fuera cierto porque no habría normas fijas para entender el pacto de lectura. No existe un conflicto sin un referente, una alternativa única mejor que las demás".

En ese sentido, añadió que "si cualquier opción moral resultase igualmente válida, todas las historias tendrían la misma consistencia, lo que no ocurre; las que más se asemejan a la realidad de las cosas poseen mayor fuerza dramática". Así, animó a los televidentes a "descubrir los referentes morales o los personajes que los encarnan en las series para ayudar a formar criterios permanentes y válidos".
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!