Menu


Vaticano aboga por un turismo ecológicamente responsable que proteja el agua
El Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes abogó por la promoción de un turismo ecológicamente responsable que proteja el agua, un recurso esencial y clave del desarrollo sostenible


Por: . | Fuente: ACI



VATICANO, 15 Jul. 13

“Teniendo una visión de futuro, el turismo supondrá un real beneficio en la medida en que gestione los recursos de acuerdo con los criterios de una “green economy”, una economía cuyo impacto ambiental se mantenga dentro de unos límites aceptables. Estamos llamados, pues, a promover un turismo ecológico, respetuoso y sostenible, el cual puede ciertamente favorecer la creación de puestos de trabajo, apoyar la economía local y reducir la pobreza”, expresó el dicasterio en su mensaje “Turismo y agua: Protege nuestro futuro común”, emitido el 11 de julio con ocasión de la Jornada Mundial del Turismo 2013.

En el texto, el dicasterio recuerda que el agua es de crucial importancia para el turismo, tanto por su uso como por la búsqueda que de este recurso hacen millones de turistas que viajan a “ciertos ecosistemas donde el agua es su rasgo más característico”.

Sin embargo, advirtió que “‘año tras año va aumentando la presión sobre este recurso. Una de cada tres personas vive en un país con escasez de agua entre moderada y alta, y es posible que para 2030 la escasez afecte a casi la mitad de la población mundial, ya que la demanda podría superar en un 40% a la oferta’. Según datos de las Naciones Unidas, en torno a 1000 millones de personas no tienen acceso al agua potable. Y los desafíos relacionados con este tema aumentarán significativamente en los próximos años”.

En ese sentido, señaló que la gestión sostenible del agua “es un desafío de orden social, económico y ambiental, pero sobre todo de naturaleza ética, a partir del principio del destino universal de los bienes de la tierra, el cual es un derecho natural (...), nuestro compromiso a favor del respeto de la creación nace de reconocerla como un regalo de Dios para toda la familia humana”.

El dicasterio destacó que en numerosas ocasiones el Papa Francisco ha llamado la atención sobre la protección del medio ambiente. “Cultivar y custodiar la creación es una indicación de Dios dada no sólo al inicio de la historia, sino a cada uno de nosotros; es parte de su proyecto; quiere decir hacer crecer el mundo con responsabilidad, transformarlo para que sea un jardín, un lugar habitable para todos”, expresó el Santo Padre en una audiencia.

El mensaje recuerda que “el agua nos habla de vida, de purificación, de regeneración y de transcendencia. En la liturgia, el agua manifiesta la vida de Dios que se nos comunica en Cristo. El mismo Jesús se presenta como aquél que sacia la sed, de cuyas entrañas manan ríos de agua viva”.

“Por esto, es importante insistir en que todos los implicados en el fenómeno del turismo tienen una seria responsabilidad a la hora de gestionar el agua, de manera que este sector sea efectivamente fuente de riqueza a nivel social, ecológico, cultural y económico. Al tiempo que se debe trabajar por reparar el mal causado, también ha de favorecerse su uso racional y minimizar el impacto, promoviendo políticas adecuadas e implementando equipamientos eficientes, que ayuden a proteger nuestro futuro común”, indicó.

Por ello, llamó a “una mayor determinación por parte de políticos y empresarios. Pues si bien todos son conocedores de los desafíos que el problema del agua nos plantea, somos conscientes que eso debe aún concretarse en compromisos vinculantes, precisos y evaluables”.

“Esta situación requiere sobre todo un cambio de mentalidad que lleve a adoptar un estilo de vida diverso, caracterizado por la sobriedad y la autodisciplina. Se ha de favorecer que el turista sea consciente y reflexione sobre sus responsabilidades y sobre el impacto de su viaje. Debe poder alcanzar la convicción de que no todo está permitido, aunque personalmente pueda asumir el coste económico”, añadió.

Finalmente, el dicasterio hizo suyo “el deseo del Santo Padre de ‘que todos asumiéramos el grave compromiso de respetar y custodiar la creación, de estar atentos a cada persona, de contrarrestar la cultura del desperdicio y del descarte, para promover una cultura de la solidaridad y del encuentro’”.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |