Menu


Teología y comunicación: un encuentro posible
¿Existe propiamente una Teología de la comunicación? Víctor Manuel Pérez nos ofrece una interesante respuesta al respecto.


Por: Victor Manuel Pérez Martínez | Fuente: .




¿Qué entendemos por teología? Una definición sencilla es la que ofrece la Real Academia de la Lengua Española: “Ciencia que trata de Dios y de sus atributos y perfecciones”.

No obstante se puede decir que existen varias disciplinas en este campo y nos podemos encontrar con la teología ascética, teología de la liberación, teología dogmática, entre otras. ¿Pero es posible hablar de teología de la comunicación?

“En el principio existía la Palabra” (Jn 1, 1). Con esta frase inicia el evangelio según San Juan. La comunicación está en el principio de la creación, y es que la creación es en sí misma comunicación. No es un tema nuevo en el cristianismo, entre otros argumentos porque el cristianismo es una religión de comunicación “que pone el énfasis principalmente en la autocomunicación divina, la encarnación y la Iglesia que se comunica en las diversas culturas” (Martínez: 32).

En este campo, la teología permite un espacio de reflexión importante, por lo tanto hablar de teología de la comunicación es legítimo, es justificado y es pertinente porque como proceso de profunda significación y comunión, tiene su punto de origen y culminación en el misterio mismo de la Trinidad (Aguirre: 101).

Podemos entender la teología de la comunicación como “una reflexión sobre la comunicación humana y su relación con la experiencia de Dios” (Martínez: 35).

La fe y su relación con la revelación son las claves fundamentales de esta dimensión. El Cardenal José María Martini señala que toda la Biblia puede leerse como la historia del diálogo entre Dios y los hombres y de los hombres entre sí, en un continuo esfuerzo por entenderse o en los fracasos de comunicación que regularmente se presentan, y en su superación” (pp. 53-54)

Hay un nuevo camino para acercarnos a Dios desde el ámbito de la comunicación. La doctrina social de la Iglesia también ha reflexionado sobre el tema, en especial después del Concilio Vaticano II con el Decreto “Inter mirifica” sobre la Comunicación Social.

Recientemente, en el pontificado de Juan Pablo II, el tema de la comunicación ha estado presente en un alto porcentaje de sus mensajes, sin tomar en cuenta aquellos mensajes centrales sobre el tema de la comunicación, como han sido las Jornadas Mundiales de la Comunicación Social. Como señala Böhmler “La comunicación social humana viene a ser -más: debería ser- imagen y semejanza de la comunicación divina trinitaria. El único modo de entender la sociabilidad humana radicalmente, o sea, su carácter de relación, reside en partir de la esencia una y trina de Dios” (Böhmler, 2004)

Jesús colocó en práctica los principios básicos de lo que hoy se considera, una comunicación perfecta.

Desde una visión teológica Jesús “representa la plenitud de la comunicación y comunión con Dios y con los hombres” (Aguirre: 126). La predicación, la correcta utilización de la palabra, es el medio efectivo que utilizó Jesús como emisor. Palabras concretas y precisas por medio de las cuales enseñaba y proclamaba la “Buena Nueva del Reino” (Mt 4, 23).

Referencias
Martínez Díez, F. (1994). Teología de la Comunicación. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos.
Aguirre, J (1997). Reflexión teológica sobre la comunicación. En: CELAM (Comp.). Comunicación: Misión y desafío (pp. 99-169). Bogotá: CELAM.
Martini, C. (1993). Effatá. “Ábrete” (Ramírez J., Trads.). Colombia: Ediciones Paulinas.
Böhmler, A. (2004) Teología de la comunicación. En: Catholic.net. [Documento en línea] Disponible: http://es.catholic.net/empresarioscatolicos/475/1098/articulo.php?id=10539 [Consulta: 2004, Septiembre 9]


Victor Manuel Pérez Martínez
vmperezmven@yahoo.com





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!