Menu


La felicidad cristiana brota de certeza de la cercanía de Dios
El Papa pidió a la Virgen María que ayude a todos los cristianos, a llegar a Belén para encontrar al Niño que nació por nosotros, para la salvación y la felicidad de todos los seres humanos.


Por: . | Fuente: VIS



CIUDAD DEL VATICANO, 16 DIC 2007

Al regreso de la visita a la parroquia romana de Santa María del Rosario de Pompeya en los Mártires Portuenses, el Papa se asomó a la ventana de su estudio que da a la Plaza de San Pedro para rezar el Ángelus con los fieles.

El Santo Padre recordó que el tercer domingo de Adviento se llama domingo de"gaudete", porque invita a los cristianos a alegrarse de la llegada del Señor y afirmó que "la felicidad cristiana brota de esta certeza. Dios está cerca (...) está con nosotros, en la felicidad y en el dolor, en la salud y en la enfermedad".

"Algunos se preguntan: "¿Es todavía hoy posible esta felicidad?- observó el Papa- La respuesta -subrayó- la dan con su vida hombres y mujeres de todas las edades y condiciones sociales, felices de consagrar su experiencia a los demás" y entró ellos indicó a la beata Madre Teresa de Calcuta " testimonio inolvidable de la verdadera felicidad evangélica".

Teresa de Calcuta, prosiguió el Santo Padre, conoció "la prueba de la noche oscura de la fe" pero "siguió ofreciendo a todos la sonrisa de Dios" y escribió: "Ser felices con Dios significa: amar como Él, ayudar como Él, dar como Él, servir como Él".

"Sí, la felicidad entra en el corazón de quien se pone al servicio de los más pequeños y pobres -aseguró el Santo Padre- En quien ama así, Dios mora y el alma es feliz. Si en cambio se hace de la felicidad un ídolo, se equivoca el camino y es verdaderamente difícil encontrar la felicidad de la que Jesús habla".

"Por desgracia esta es la propuesta de las culturas que ponen la felicidad individual al puesto de Dios, mentalidad de la que es efecto emblemático la búsqueda del placer a cualquier precio y la difusión del uso de drogas como vía de escape, como refugio en paraísos artificiales, que se revelan después espejismos".

"También en Navidad -concluyó el Santo Padre - nos podemos equivocar de camino (...) festejando sin abrir el corazón a la felicidad de Cristo" .Por eso, el Papa pidió a la Virgen María que "ayude a todos los cristianos, y a cuantos buscan a Dios, a llegar a Belén para encontrar al Niño que nació por nosotros, para la salvación y la felicidad de todos los seres humanos".
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!