Menu


Es necesario evangelizar la realidad de la muerte para que la verdad cristiana no corra peligro
El Papa cuestionó ¿los hombres y las mujeres de nuestra época desean aún la vida eterna? ¿o quizá la existencia terrena se ha convertido en el único horizonte?


Por: . | Fuente: análisis digital



03/11/2008


Durante el tradicional rezo del Ángelus, el Papa Benedicto XVI recordó la necesidad de “evangelizar la realidad de la muerte y de la vida eterna” para que las supersticiones y la secularización no pongan en peligro la fe de los cristianos en el más allá.


Remarcando la importancia de "evangelizar la realidad de la muerte y de la vida eterna, para que la verdad cristiana no se mezcle con “mitologías de varios géneros”, el Papa Benedicto XVI quiso recordar la conmemoración de todos los fieles difuntos.

Por ello, el Pontífice, recalcó que “hoy con el alma dirigida a esta realidad última conmemoramos a todos los fieles difuntos que nos han precedido con el signo de la fe y duermen el sueño en paz”. Por ello, también quiso subrayar la importancia de que los cristianos “vivamos la relación con los difuntos en la verdad de la fe, y miremos a la muerte y al más allá en la luz de la revelación”.

Asimismo, cuestionó si “¿los hombres y las mujeres de nuestra época desean aún la vida eterna? ¿o quizá la existencia terrena se ha convertido en el único horizonte?”

Por otro lado, el Papa recordó que la “vida beata” es una esperanza común a los “hombres de todos los tiempos y de todos los lugares” y precisó que la esperanza cristiana “no es sólo individual, sino que es siempre esperanza para los demás. Nuestras existencias están profundamente unidas unas con otras, y el bien y el mal que cada uno hace afecta siempre a los otros”.

“De este modo la oración de un alma peregrina en el mundo, puede ayudar a otras almas que se están purificando tras la muerte. Es por esto que la Iglesia nos invita a rezar por nuestros queridos difuntos y a detenernos ante sus tumbas en los cementerios. Que María, estrella de la esperanza, haga más fuerte y auténtica nuestra fe en la vida eterna y acompañe nuestra oración de sufragio por los fieles difuntos”, indicó.

Tras el rezo mariano del Ángelus y el responso por los fieles difuntos, Benedicto XVI saludó a todos los fieles en varios idiomas. En español dijo: “Saludo con afecto a los fieles de lengua española aquí presentes. En la conmemoración de los fieles difuntos, la Iglesia con amor maternal, nos invita a ofrecer sufragios por nuestros seres queridos que han dejado ya este mundo, y de modo especial por los más necesitados de la misericordia de Dios. En nuestra oración personal y en el Sacrificio Eucarístico, pedimos al Señor que los purifique totalmente para que puedan gozar de la paz y del descanso eterno. Que Dios os bendiga”.


 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!