Menu


El Papa recuerda que “los derechos de toda persona se fundamentan en su inalienable dignidad de pers
El Pontífice recordó que “respetando a la persona se promueve la paz y construyendo la paz se ponen las premisas para un auténtico humanismo integral


Por: . | Fuente: análisis digital



02/01/2007

El Papa celeró ayer una Santa Misa en la que se recordó especialmente a Santa María Madre de Dios y Madre de la Iglesia

Ayer el Papa celebró la Santa Misa en la Basílica de San Pedro y, en el día en que la Iglesia celebra a Santa María Madre de Dios, se dirigió a los representantes de las naciones para que en la búsqueda de la paz tengan presente que los derechos de toda persona deben fundamentarse en la misma naturaleza del hombre y en su inalienable dignidad de persona creada por Dios.

“Un acuerdo de paz, para que sea duradero, debe apoyarse en el respeto de la dignidad y de los derechos de toda persona… es necesario que el fundamento de tales derechos sea reconocido no en simples acuerdos humanos, sino en la misma naturaleza del hombre y en su inalienable dignidad de persona creada por Dios” fueron las palabras con las que el Papa se dirigió a los representantes de las naciones que participaron de la Eucaristía.

La hodierna celebración coincidió con la XL Jornada Mundial por la Paz, que lleva por tema: “La persona humana, corazón de la paz”. Asimismo el Pontífice recordó que “respetando a la persona se promueve la paz y construyendo la paz se ponen las premisas para un auténtico humanismo integral”.

También agregó que se trata de “un compromiso que corresponde en modo peculiar al cristiano, llamado a ser infatigable operador de paz y estrenuo defensor de la dignidad de la persona humana y de sus inalienables derechos”.

Meditando sobre María, el Papa destacó que la liturgia “engrandece la figura de María, verdadera Madre de Jesús, Hombre- Dios” celebrando así “un misterio y un evento histórico: Jesucristo, persona divina, ha nacido de María Virgen, la cual es, en el más verdadero sentido, su madre”.

Más adelante resaltó que además “de la maternidad es puesta en evidencia la virginidad de María” y que “descuidar un aspecto u otro significa no comprender plenamente el misterio de la Madre”.

“Madre de Cristo, María es también Madre de la Iglesia” así como “Madre espiritual de la entera humanidad, porque por todos Jesús ha dado su sangre en la cruz, y a todos desde la cruz ha confiado a sus maternales cuidados”.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!