Menu


El Papa elogia perdurable actualidad de "Fides et Ratio"
La ciencia no es capaz de elaborar principios éticos, la filosofía y la teología son, en este sentido, ayudas indispensables para evitar que la ciencia proceda por sí sola en un sendero tortuoso


Por: . | Fuente: VIS



CIUDAD DEL VATICANO, 16 OCT 2008

Diez años después de la publicación de la encíclica de Juan Pablo II "Fides et ratio", la Universidad Lateranense en colaboración con la Pontificia Academia de las Ciencias y la Conferencia Mundial de las Instituciones Universitarias Católicas de Filosofía han organizado un congreso para conmemorar ese aniversario.

Los participantes en esa iniciativa fueron recibidos esta mañana por el Santo Padre, que en el discurso que les dirigió habló de la "perdurable actualidad" del texto, caracterizado por "su gran apertura a la razón, en una época en la que se teoriza su debilidad. Juan Pablo II subrayaba la importancia de conjugar fe y razón en su relación recíproca, respetando la esfera de autonomía propia de cada una de ellas".

"Con este magisterio la Iglesia se ha hecho intérprete de una exigencia que brota en el contexto cultural actual. Ha defendido la fuerza de la razón y su capacidad de alcanzar la verdad, presentando una vez más a la fe como una forma peculiar de conocimiento, gracias a la cual nos abrimos a la verdad de la Revelación. Se lee en la encíclica que hay que fiarse de la capacidad de la razón humana y no fijarse metas demasiado modestas".

"¿Quién puede negar -dijo el Papa- la aportación que los grandes sistemas filosóficos han hecho al desarrollo de la conciencia del ser humano y al progreso de las culturas? Estas, a su vez, son fecundas cuando se abren a la verdad, permitiendo a los que participan en ellas alcanzar objetivos que hacen más humana la sociedad".

"No podemos esconder, sin embargo, que ha habido un cambio de línea en el pensamiento, que ha pasado de ser primariamente especulativo a -en su mayor parte- experimental. La investigación se ha dirigido ante todo a la observación de la naturaleza, con la intención de desvelar sus secretos. El deseo de conocer la naturaleza se ha transformado después en la voluntad de reproducirla. (...) La conquista científica y tecnológica con la que se provoca cada vez más a la "fides" para que se confronte, ha modificado el concepto antiguo de "ratio"; de alguna forma ha marginado a la razón que buscaba la verdad última de las cosas para dar espacio a una razón orgullosa de descubrir la verdad contingente de las leyes de la naturaleza".

"La investigación científica tiene ciertamente su valor positivo", explicó el Papa, cuando "las ciencias aplicadas son fruto de la razón y expresan la inteligencia con que el ser humano penetra la profundidad de lo creado" y "la fe, por su parte, no teme el progreso de la ciencia y los hechos a los que llevan sus conquistas cuando su finalidad es el ser humano, su bienestar y el progreso de toda la humanidad".

El Santo Padre afirmó que como “la ciencia no es capaz de elaborar principios éticos”, la filosofía y la teología “son, en este sentido, ayudas indispensables para evitar que la ciencia proceda por sí sola en un sendero tortuoso, lleno de imprevistos y de riesgos. Esto no significa limitar la investigación científica (...) sino mantener el sentido de responsabilidad de la razón y la fe en relación con la ciencia, para que garantice su servicio al ser humano”.

“La razón siente y descubre -continuó- que además de lo que ya ha alcanzado y conquistado, existe una verdad que nunca podrá descubrir partiendo de sí misma, sino únicamente recibir como un don gratuito. La verdad de la Revelación no se superpone a la verdad alcanzada por la razón; más bien purifica la razón y la eleva, permitiéndole así dilatar los propios espacios para entrar en un campo de investigación insondable como el misterio mismo”.

Benedicto XVI señaló que “la pasión por la verdad nos impulsa a entrar en nosotros mismos para percibir en el hombre interior el sentido profundo de nuestra vida. Una verdadera filosofía llevará a todas las personas a que descubran qué fundamental es para su misma dignidad conocer la verdad de la Revelación”.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!