Menu


Defender el Derecho a la Libertad religiosa
El Santo Padre escribe que las libertades religiosa y de culto, que


Por: . | Fuente: VIS



CIUDAD DEL VATICANO, 4 MAY 2011

Se ha hecho público un mensaje del Papa dirigido a Mary Ann Glendon, Presidenta de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales y a los miembros de esta institución, con motivo de la XVII sesión plenaria, celebrada en Roma estos días sobre el tema: "Los derechos universales en un mundo de diversidad: el caso de la libertad religiosa".

El Santo Padre escribe que las libertades religiosa y de culto, que "fueron negadas sistemáticamente por los regímenes ateos del siglo XX, (...) hoy en día son de nuevo amenazadas por actitudes e ideologías que impiden la manifestación libre de la religión. En consecuencia, hay que reaccionar, defendiendo y promoviendo el derecho a la libertad religiosa y de culto".

"Como el hombre goza de la capacidad de elegir libre y personalmente la verdad, y puesto que Dios espera del ser humano una respuesta libre a su llamada, el derecho a la libertad religiosa -continúa- debe ser considerado como innato a la dignidad fundamental de toda persona humana, en conexión con la apertura natural del corazón humano a Dios. De hecho, la auténtica libertad de religión permite a la persona humana lograr su realización y así contribuir al bien común de la sociedad".

Benedicto XVI pone de relieve que "cada estado tiene el derecho soberano de promulgar su propia legislación y de expresar diferentes posturas hacia la religión en el derecho. De hecho, hay algunos estados que permiten una amplia libertad religiosa en nuestra comprensión del término, mientras que otros la limitan por una serie de razones, entre ellas la desconfianza en la religión. La Santa Sede sigue haciendo hincapié en el reconocimiento del derecho humano fundamental a la libertad religiosa por parte de todos los estados, y les insta a respetar, y si es necesario a proteger a las minorías religiosas que, aunque profesen una religión diferente de la mayoría, aspiran a vivir con sus ciudadanos pacíficamente y a participar plenamente en la vida civil y política de la nación, en beneficio de todos".

Este mediodía, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, la presidenta de la Academia, Mary Ann Glendon, resumió los trabajos de la plenaria de estos días, que se centró en cuatro grandes áreas: La primera, dijo, "la coerción estatal y la persecución de los creyentes"; la segunda, "las restricciones estatales a la libertad religiosa de las minorías"; la tercera, "la presión social sobre las minorías religiosas que pueden o no ser sancionadas por el Estado, pero que sin embargo limita las libertades de esas minorías". Y la cuarta, "el crecimiento del fundamentalismo secular en los países occidentales, que considera a los creyentes una amenaza a la política secular, democrática liberal".





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!