Menu


Colaboración Estado-Iglesia por el bien del ser humano afirma el Papa
El único objetivo de la Iglesia es servir al ser humano inspirándose en el ejemplo de Jesucristo


Por: . | Fuente: VIS



CIUDAD DEL VATICANO, OCT 2007

Benedicto XVI refiriéndose en su discurso a la "colaboración recíproca entre el Estado y la Iglesia para la promoción del ser humano y del bien de toda la comunidad nacional", el Papa afirmó que "al perseguir este objetivo, la Iglesia no ambiciona el poder, ni pretende privilegios o aspira a posiciones de ventaja económica y social".

El único objetivo de la Iglesia, continuó, "es servir al ser humano, inspirándose, como norma suprema de conducta, en las palabras y en el ejemplo de Jesucristo, que "pasó haciendo el bien y sanando a todos". Por tanto, la Iglesia católica exige que sea considerada por su específica naturaleza y que pueda desarrollar libremente su misión peculiar por el bien no solo de los propios fieles, sino de todos los italianos".

Benedicto XVI expresó el deseo de que la colaboración entre todos los componentes de la nación italiana contribuya "no solo a custodiar con atención el patrimonio cultural y espiritual propio que forma parte de su historia, sino que sea sobre todo un estímulo para buscar nuevas vías para afrontar de modo adecuado los grandes desafíos que caracterizan a la época post-moderna". En este sentido, mencionó "la defensa de la vida del ser humano en todas sus fases, la tutela de todos los derechos de la persona y de la familia, la construcción de un mundo solidario, el respeto de la creación, el diálogo intercultural e interreligioso".

Tras recordar que en 2008 se conmemora el LX aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos, el Papa señaló que esta fecha "podrá ser una ocasión útil para que Italia ofrezca su propia contribución a la creación, en campo internacional, de un orden justo en cuyo centro se halle siempre el respeto del hombre, de su dignidad y de sus derechos inalienables".

El Santo Padre citó a continuación el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año, en el que escribe: "Se considera dicha Declaración como una forma de compromiso moral asumido por la humanidad entera. Esto manifiesta una profunda verdad sobre todo si se entienden los derechos descritos en la Declaración no simplemente como fundados en la decisión de la asamblea que los ha aprobado, sino en la naturaleza misma del hombre y en su dignidad inalienable de persona creada por Dios".

"Italia, en virtud de su reciente elección como miembro del Consejo para los Derechos Humanos y sobre todo por su peculiar tradición de humanidad y generosidad -terminó- no puede sino sentirse comprometida en una obra incansable de construcción de la paz y de defensa de la dignidad de la persona humana y de todos sus derechos inalienables, incluido el de la libertad religiosa".
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!