Menu



Santísima Virgen
Santísima Virgen

María es la criatura más excelsa salida de las manos de Dios.


Por: P. Jorge Loring |



29.- LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA ES LA MÁS SANTA DE TODAS LAS CRIATURAS, LLENA DE GRACIA Y VIRTUDES, CONCEBIDA SIN PECADO ORIGINAL, QUE ES MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA, Y ESTÁ EN EL CIELO EN CUERPO Y ALMA.

1. El Papa Pío XII, en la Bula Munificentissimus Deus, del 1º de Noviembre de 1950, proclamó solemnemente el dogma de la Asunción de María al cielo: «Pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumpliendo el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celeste»12.

2. María es la criatura más excelsa salida de la manos de Dios.
Podemos imaginarnos cómo será María que es la mujer proyectada y realizada por un Dios Omnipotente, para ser su propia madre. Por eso fue dotada de tantas gracias y privilegios.Ya en el siglo II se decía: «María, por encima de Ti, sólo Dios; por debajo de Ti, todo lo que no sea Dios»
13.


30.- DECIMOS QUE LA VIRGEN MARÍA ES MADRE DE DIOS, PORQUE DE ELLA NACIÓ JESUCRISTO QUE ES VERDADERO DIOS Y VERDADERO HOMBRE.

1. María es la Madre de Jesucristo, pues ella le dio un cuerpo humano. Pero como Jesucristo, además de ser Hombre, es Dios, María Santísima es también Madre de Dios
14. María es madre de un hombre que tiene Persona Divina.
Ocurre lo mismo que si a uno le hacen alcalde. Su madre sería la madre del alcalde. Ella no le ha dado la alcaldía, pero, por haberle dado el cuerpo, es su madre; y al ser su madre es madre de todo lo que él es: madre del alcalde.
Pero María Santísima es Madre de Dios todavía con más razón; porque Jesucristo es Dios desde el momento de su concepción, por lo tanto la Persona que nace de María es Dios, y por lo mismo María es Madre de Dios.
Dice San Pablo: «Al llegar la plenitud de los tiempos envió Dios a su Hijo nacido de una mujer»
15.
Que María es Madre de Dios es dogma de fe. Fue definido por el Concilio de Éfeso en el año 431
16 .
La misma Biblia llama a María Madre de Dios cuando dice Isabel: «¿Cómo es que viene a verme la Madre de mi Señor?»
17. Evidentemente que aquí «Señor» se refiere a Dios.

Jesús fue concebido, no por obra de varón, sino milagrosamente, por virtud del Espíritu Santo. Dice San Mateo: «El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: desposada María con José, sin haber estado juntos, se halló que ella había concebido por obra del Espíritu Santo»
18.
San Lucas dice: «Lo que nacerá de ti se llamará Hijo de Dios»
19.
«Según la mentalidad semítica, el nombre dado o atribuido a alguien correspondía a una realidad. (...) De ahí que "llamarse" Hijo de Dios equivalía a serlo estrictamente por naturaleza»
20.
María estaba desposada con José, aunque todavía no vivían juntos.
Los desposorios entre los judíos equivalían a nuestra boda, aunque no eran nupcias definitivas. Si después de los desposorios ella era infiel a su marido se la consideraba adúltera; y si éste moría, a ella se la consideraba viuda
21.
«Los desposorios judíos suponían un compromiso tan real que al prometido se le llamaba "marido"»
22. Aunque María no vivía todavía con San José, ya era su legítima esposa23. Por eso el ángel llama a María esposa: «José, no temas aceptar a María, tu esposa»24.

El teólogo protestante de fama internacional Max Thurian dice que los que niegan la concepción virginal de Cristo no son fieles a la Biblia: «La virginidad de María constituye un indudable dato objetivo del texto del Nuevo Testamento»
25.
Max Thurian murió, a los 75 años, el 15 de Agosto de 1996, en Ginebra, su ciudad natal. Se convirtió al catolicismo en 1987. Sus estudios bíblicos le llevaron a descubrir el papel de María en la Iglesia
26.

Dios formó en las entrañas purísimas de María Santísima un cuerpo como el nuestro y creó un alma como la nuestra. A este Ser Humano, en el instante de su concepción, se unió el Hijo de Dios, es decir, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, y así el que era Hijo de Dios quedó hecho Hombre sin dejar de ser Dios. Éste es el misterio de la Encarnación.
En la genealogía del Evangelio de San Mateo se dice siempre: Fulano engendró a Zutano. Y al llegar a José, no dice que engendró a Jesús, como en los casos anteriores, sino que dice: «Jacob engendró a José, esposo de María, de la que nació Jesús»
27, dando a entender que José no engendró a Jesús, sino que su concepción fue virginal.
Y San Lucas dice de Jesús «que se pensaba que era hijo de José»
28, dando a entender que en la realidad no lo era en el sentido que la gente creía.
Dice San Mateo: «Sin que José hubiera tenido relación con María, ella dio a luz un hijo»
29.
Las mismas dudas de José confirman la concepción virginal de María, pues cuando él vio las señales externas del embarazo de su mujer, sabiendo que aquello no era suyo, pues él no había hecho nada para dejarla embarazada, le entraron tremendas dudas ante lo que sus ojos le evidenciaban y la virtud que él conocía de María
30.
Al no poder armonizar las dos cosas, estaba en una duda angustiosa hasta que el ángel le tranquilizó afirmándole que lo de su mujer era obra del Espíritu Santo
31.
«La virginidad no tenía en el judaísmo ninguna aureola. Al contrario, todas las honras eran para la mujer fecunda»
32, pues tenía esperanza de que El Mesías saliera de su descendencia.

2. La Virgen María tuvo un solo hijo, que fue Jesucristo. Cuando el Evangelio habla de los hermanos de Jesús
33, se refiere a los primos hermanos y parientes, que, entre los judíos, también se llamaban hermanos34. En hebreo no había palabra para decir «primo»35. La palabra «hermano» abarcaba varios grados de parentesco36. «Se llamaban "hermanos" a parientes y allegados»37.
El mismo San Juan
38 llama «hermana» de María a la mujer de Cleofás, el hermano de San José, que propiamente era su cuñada. Pero San Juan la llama «hermana», porque para él los hermanos son los parientes, en general.

Los Testigos de Jehová para hacer creer a la gente que María Santísima no fue virgen, sino que tuvo muchos hijos, enseñan el texto del Evangelio donde dice que Santiago y José eran hermanos de Jesús
39. Pero aquí, como en otros muchos de sus engaños, presentan el texto que puede complicar, y ocultan el texto que puede aclarar.
Efectivamente, el mismo Santo Evangelio dice que al pie de la cruz estaba la Madre de Jesús
40, y junto a ella la madre de Santiago y José41. Era la mujer de Cleofás42, hermano de San José43. Cleofás44 es el mismo nombre en griego que Alfeo en arameo. Son los dos nombres que se daban al hermano mayor de José, esposo de la Virgen. Era el padre de Santiago el Menor45 y José, y estaba casado con la otra María que estaba al pie de la cruz junto a la Virgen.
Se casó con ella después de enviudar de su primer matrimonio del que nacieron Simón y Judas Tadeo.
Luego la madre de Santiago y José es distinta de la madre de Jesús. Entonces, ¿por qué dice el Evangelio que Santiago y José eran hermanos de Jesús? Porque eran parientes, y éstos entre los hebreos se llamaban hermanos. Efectivamente, sabemos por la Biblia que Abrahán era tío de Lot
46. Sin embargo, Lot y Abrahán se llaman entre sí «hermanos» cinco veces47.
En otro sitio dice que Labán era tío de Jacob
48. Y después dice que Labán llama hermano a Jacob49.
A Rebeca su madre la llama «hermana»
50.
La Biblia llama «hermanos» a los de la misma raza
51.
El mismo Jesús llamó «hermanos» a los discípulos
52, y a todo el que hiciera la voluntad del Padre53.

Si la Virgen María hubiera tenido otros hijos, Jesús en la cruz no se la hubiera encargado a Juan, sino a ellos
54. «Es evidente que María no tuvo otros hijos que velaran por ella»55.

Es decir, María Santísima tuvo un solo hijo: Jesús. Cuando el Evangelio lo llama «primogénito» afirma que es el primer hijo; pero eso no significa, según el modo de hablar de entonces, que siguieran otros hijos después. «Primogénito» significa «no precedido de otro». Prescinde de la existencia de otros posteriores.
Hace poco se ha descubierto una inscripción sepulcral de una madre joven hebrea que «murió al dar a luz a su hijo primogénito»
56. Es decir, a su hijo primogénito no siguieron otros.
Se trata de un epitafio, de una mujer llamada Arsinoe, descubierto en la necrópolis judía de Tell el Yehudieh, que lleva fecha del 28 de enero del año 5 antes de Cristo, y que dice así: «Los dolores del parto de mi hijo primogénito me condujeron a la muerte»
57.
«A este propósito dice San Jerónimo que "todo unigénito es primogénito, pero no todo primogénito es unigénito"»
58.
Cuando los Testigos de Jehová van engañando a los incautos que les escuchan diciendo que María tuvo muchos hijos, saben que no es así, pues presumen de conocer la Biblia. Enseñan el texto oscuro que he citado y se callan el texto claro. Esto no es honrado, pero es su modo de proceder.

Algunos opinan que los llamados por el Evangelio «hermanos de Jesús» eran hijos de San José de un anterior matrimonio, pues era viudo, según el escrito apócrifo del siglo II Protoevangelio de Santiago
59.
Pero es preferible la explicación que yo he dado anteriormente.

La virginidad de María es dogma de fe. Fue definido en el año 649
60, en el Concilio I de Letrán.
La Iglesia enseña, desde el siglo V, que María fue virgen antes del parto, en el parto y después del parto
61.
«La "virginidad en el parto" es fe de toda la Iglesia desde el siglo IV»
62. Fue confirmada por el Concilio Vaticano II63. Por eso la llama «la siempre Virgen María»64.
Es de fe que María Santísima permaneció siempre virgen
65.

«La traducción literal de "hasta que" admite en castellano "después sí". Pero en la Biblia no acepta cambio de situación posterior»
66.
En el Segundo Libro de Samuel se dice
67: «Mical, hija de Saúl, nunca tuvo hijos hasta su muerte». Naturalmente esto no quiere decir que después de su muerte sí los tuviera.

Jesús emplea la palabra «mujer» para dar solemnidad a lo que dice, pues en hebreo «mujer» equivale a «Señora».

Puede ser interesante mi vídeo: María, madre de Dios y de los hombres
68 .

________________________________



  1. DENZINGER: Magisterio de la Iglesia, nº 2333. Ed. Herder. Barcelona.regresar
  2. JOSÉ A. DE ALDAMA,S.I.:Temas de Teología Mariana, IV, 3.Ed.Apostolado de la Prensa.Madridregresar
  3. Concilio Vaticano II: Lumen Gentium: Constitución Dogmática sobre la Iglesia, nº 53regresar
  4. SAN PABLO: Carta a los Gálatas, 4:4regresar
  5. DENZINGER: Magisterio de la Iglesia, nº 111ss. Ed. Herder. Barcelonaregresar
  6. Evangelio de SAN LUCAS, 1:43regresar
  7. Evangelio de SAN MATEO, 1:18regresar
  8. Evangelio de SAN LUCAS, 1:35regresar
  9. JOSÉ MARÍA CARDA PITARCH: El misterio de María,2ª, VI, 1. Ed. Atenas. Madrid. 1986. regresar
  10. IGNACIO LARRAÑAGA: El silencio de María, II, 2, 3. Ed Paulinas . Madrid.regresar
  11. JOSÉ SAYÉS: Jesucristo Nuestro Señor, II, 1, nº 985. Ed. EDAPOR. Madrid, 1985regresar
  12. B. MANZANO, S.I.: Vida de Jesucristo, nº 17regresar
  13. Evangelio de SAN MATEO, 1:20regresar
  14. MAX THURIAN:María, Madre del Señor y Figura de la Iglesia,pgs.43s.Ed.Hechos y Dichos.Zarag.regresar
  15. Revista ECCLESIA, 2805 (7-IX-96) 17regresar
  16. Evangelio de SAN MATEO, 1:16regresar
  17. Evangelio de SAN LUCAS, 3:23regresar
  18. Evangelio de SAN MATEO, 1:25regresar
  19. MIGUEL PEINADO: Exposición de la fe cristiana, 3ª, I, 36. Ed. BAC. Madrid. 1975.regresar
  20. Evangelio de SAN MATEO, 1:20regresar
  21. HANS URS von BALTHASAR: Puntos Centrales de la Fe, 2ª, VI, 2. Ed. BAC. Madrid. 1985.regresar
  22. Evangelio de SAN MATEO, 13:55. Evangelio de SAN MARCOS, 6:3regresar
  23. M. DAIBER: Manual de estudios bíblicos católicos, XXX, 8. Librería Salesiana. Barcelonaregresar
  24. SANTOS SABUGAL, O.S.A.: Credo, 1ª, II, 2, 3, a. Ed. Monte Casino. Zamoraregresar
  25. Revista ECCLESIA, 2806 (14-IX-96) 24regresar
  26. MAX MEINERTZ: Teología del Nuevo Testamento, 1ª, IV, 5. Ed. FAX. Madridregresar
  27. Evangelio de SAN JUAN: 19:25regresar
  28. Evangelio de SAN MATEO, 13:55regresar
  29. Evangelio de SAN JUAN, 19:25regresar
  30. Evangelio de SAN MATEO, 27:56; Evangelio de SAN MARCOS, 6:3; 15:40regresar
  31. Evangelio de SAN JUAN: 19:25regresar
  32. MAX MEINERTZ: Teología del Nuevo Testamento, 1ª, IV, 5. Ed. FAX. Madridregresar
  33. Evangelio de SAN JUAN, 19:25regresar
  34. Evangelio de SAN MATEO, 10:3regresar
  35. Génesis, 11:27; 12:5regresar
  36. Génesis, 13:8; 14:14,16, etcregresar
  37. Génesis, 29:10regresar
  38. Génesis, 29:15regresar
  39. Génesis, 24:60regresar
  40. Éxodo, 2:11regresar
  41. Evangelio de SAN JUAN, 20:17sregresar
  42. Evangelio de SAN MATEO, 12:50regresar
  43. SANTOS SABUGAL,O.S.A.: Credo, 1ª, II, 2, 3, a. Ed. Monte Casino. Zamoraregresar
  44. MAX MEINERTZ: Teología del Nuevo Testamento, 1ª, V, 5. Ed. FAX. Madridregresar
  45. JOSÉ ANTONIO DE SOBRINO, S.I.: Así fue Jesús, II, 12, b. Ed. BAC. Madrid, 1984regresar
  46. DANIEL GAGNON: No todo el que dice Señor, Señor. Ed. Paulinas. México.regresar
  47. FELIX CALLE,O.S.A.: Razona tu Fe, XXI, 4. Ed. Religión y Cultura. Madridregresar
  48. JOHN P. MEIER: Un judío marginal, X,1,2. Ed. Verbo Divino. Estella. (Navarra). 1998.regresar
  49. CÁNDIDO POZO, S.I.: María en la Obra de la Salvación, 3ª, VI, 2, 3, f. Ed. BAC. Madrid, 1974regresar
  50. MIGUEL PEINADO: Exposición de la fe cristiana, 3ª, I, 36. Ed. BAC. Madrid. 1975regresar
  51. SANTOS SABUGAL, O.S.A.: Credo, 1ª, II, 2, 3, a. Ed. Monte Casino. Zamoraregresar
  52. Concilio Vaticano II: Lumen Gentium. Constitución Dogmática sobre la Iglesia, nº 57regresar
  53. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 510. DENZINGER, nº 256regresar
  54. ANTONIO ROYO MARÍN,O.P.:Teología Moral para Seglares,2ª,2º,VII,nº461,a,2.Ed.BAC.Madridregresar
  55. CÁNDIDO POZO: María en la Escritura y en la Fe, IV, b. Ed. BAC. Madrid, 1981.regresar
  56. Segundo Libro de Samuel, 6:23regresar
  57. Pedidos al autor: Apartado 2546. 11080-Cádiz. Tel.: (956) 222 838. FAX: (956) 229 450regresar






Compartir en Google+




Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |