Menu



DOMINGO VIGÉSIMO PRIMERO DEL TIEMPO ORDINARIO - C

DOMINGO VIGÉSIMO PRIMERO DEL TIEMPO ORDINARIO - C
La primero que hay que decir es que Dios quiere que se salven todos, pues ha venido a redimir a toda la humanidad.


Por: P. Jorge Loring, S.I |



Lc 13:22-30

1.- La pregunta del Evangelio de hoy nos la hemos hecho todos: «¿Son muchos los que se salvan»?

2.- La primero que hay que decir es que Dios quiere que se salven todos, pues ha venido a redimir a toda la humanidad.

3.- Pero aunque Dios ofrece su redención a todos, no la impone a nadie. Nosotros hemos de aceptarla o rechazarla.

4.- Por eso es una utopía eso de creer que todos se salvan.

5.- Por desgracia hay quienes rechazan a Dios, y Dios respeta nuestra libertad.

6.- Pero no sólo basta aceptar la redención, también hay que colaborar: «si quieres entrar en la vida eterna, guarda los mandamientos».

7.- Muchos dice que quieren salvarse, pero si no guardan los mandamientos, eso que dicen no es verdad.

8.- Hay que distinguir entra los que conociendo a Dios no le hacen caso, y los que desconocen a Dios inculpablemente. Si cumplen con su conciencia no pueden condenarse. Nadie se condena si no peca voluntariamente.

9.,- Pero en nuestra sociedad es difícil que alguien ignore a Dios sin culpa suya. Tiene infinidad de medios para conocer la verdad de Dios.

10.- Aunque la puerta de entrada al cielo es estrecha, Dios nos ayuda a subir la cuesta y a entrar por ella. Dice San Pablo: «Todo lo puedo en aquel que me conforta». Es como ir en una bicicleta de dos plazas, y Dios pedaleando fuerte detrás.






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!