Menu



EL TALLER

EL TALLER
He pensado que soy como uno de esos viejos autos, oxidado, mal calibrado. Y ...le pedí a Dios:






Hoy pasé por un taller de mecánica. Adentro tenían varios autos desarmados.

Un mecánico trataba inútilmente de darle ignición a uno de ellos.

He pensado que soy como uno de esos viejos autos, oxidado, mal calibrado. Y ...le pedí a Dios:

“Sé Tú mi mecánico. Ya ves que necesito refacciones. Tengo gastada la esperanza, hay que restaurarme la fe,
y necesito refacciones para andar. Haz que funcione bien, para poder llevarte a donde me pidas”.

Entonces hice esta corta oración:
“Señor, yo pondré lo que tengo, pon Tú lo que falta”.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!