Menu



UNA ORACION PARA SER SANADOS

UNA ORACION PARA SER SANADOS
Jesús solía caminar en medio de la multitud y curaba a los enfermos. Ahora está con nosotros en el santísimo sacramento del altar. ¿Por qué no sanamos?






Llevo días pensando esto: Jesús solía caminar en medio de la multitud y curaba a los enfermos. Ahora está con nosotros en el santísimo sacramento del altar. ¿Por qué no sanamos? La Hostia está viva. Es Jesús!

Fui a verlo a una capilla donde tienen la Adoración Perpetua y le pregunté:

Sentí que me decía en el corazón igual que ha Pedro cuando se hundía en el mar. “Hombre de poca fe”. Pensé en la importancia de llegar a misa unos minutos antes, para dedicárselos a Jesús. Y participar bien preparados. Compenetrarnos en su Amor. Y experimentar la “gracia” a manos llenas.

Entonces tomé un pedazo de papel y escribí esta humilde oración:


ORACION PARA REZAR
ANTE EL SANTISIMO ANTES
DE LA MISA.


Hola Jesús.

He venido a verte.

Ha pasado tanto tiempo.

¿Recuerdas la primera vez
que te recibí en mi corazón?
Me miraste ilusionado.
Yo era un niño y me sonreíste
con tanta ternura.

Me dijeron que tú estabas
en la Hostia santa
y guardo esa sonrisa tuya,
como un tesoro.

Los años pasaron
y aquí estoy, de nuevo, frente a ti.
Sabes, me cuesta rezar.
No lo hago como debiera.

Me he llenado de desilusiones.
Y lo único que deseo
es recobrar la Paz.
Volver a ser feliz
conmigo mismo y con los demás.

Tengo tantos problemas
y ahora esta enfermedad.
A veces no duermo Jesús,
pensando en ellos.
Y me desespero.
¿Podrás ayudarme?

No me mires a mí,
mira al niño que habita en mí
y que siempre te ha amado.
Sabes, Te quiero.

Sé que no soy el que debiera ser.
Lo he intentado.
¿Podrás perdonarme?

Suelo llenarme de dudas
y no es que quiera...
Pero mi vida ha sido tan dura.

Hijo mío: Aquí estoy.
Te veo. Te escucho.
Cuéntame...
¿Qué puedo hacer por ti?

Señor, sáname.

Soy como el ciego Bartimeo que gritaba:
“Jesús, hijo de David,
ten compasión de mí”.

Ahora te imploro:
“Jesús, hijo de Dios,
ten piedad de mí”.

Si tú no me ayudas...
“¿a quién iré Señor?”

¿Me vas a sanar?
¿Te acordarás de mí?
¿Harás ese milagro de amor?

Quiero que sepas que te quiero.
Y te lo agradezco todo.
Sea lo que sea... lo acepto.

Que en mi vida se haga siempre
tu voluntad.
No la mía.

Qué bueno es estar aquí,
contigo Jesús.
Respirando esta paz...
la serenidad que proviene de ti.

La misa está por empezar.

Quiero vivirla.
Y renovar nuestra amistad.

Ser un sagrario vivo.
Y llevarte a los demás.

Gracias Jesús,
por este rato que pasamos juntos.

Me siento mejor...

“Te amo Jesús”.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!