Menu



TIEMPOS DE SANTIDAD

TIEMPOS DE SANTIDAD
El día que eligieron al Papa Francisco, viendo su humildad sentí que algo en mi interior me volcaba a cambiar, a ser mejor, al menos lo intentaría.






No te inquietes. Dios te conoce. Sabe quién eres. Lo que haces. Todo lo ve. Está en ti y te ama profundamente.

Cuando te decidas por Dios, todo cambiará.

¿Hablarán de ti? Por supuesto. Leí sobre un joven que de pronto sintió el llamado de Dios y le contó a sus amigos que se marcharía al Seminario para ser sacerdote. Algunos se burlaron de él. Y unos pocos le abrazaron deseándole lo mejor.

Las cosas de Dios no siempre se comprenden, pero se experimentan, se viven, te conmueven y te cambian.

Yo, hace mucho decidí no complicarme la vida tratando de entender a Dios. Sencillamente opté por confiar, a pesar de todo.

Estos son tiempo de renovación y santidad. ¿Lo has sentido? Tiempos de oración profunda, de vida interior, para reflexionar y hacer cambios en nuestras vidas, cambiar la forma como hacemos las cosas.

Vivimos un tiempo de esperanza y santidad. Para que podamos optar por ser santos.

Sé de muchos que a diario procuran vivir el Evangelio tal cual se nos enseñó. Amando. Perdonando. Volcándose hacia lo pobres y más necesitados. Llevando esperanza. Siendo una voz de aliento.

Recuerdo haber leído una expresión que me impresionó:

“Un secreto, a voces: estas crisis mundiales son crisis de santos”.

Estoy de acuerdo. El mundo necesita santos. Nuestra Iglesia, nuestros gobiernos, nuestros trabajos, necesitan personas que se decidan a vivir el Evangelio y den ejemplo a los demás, y nos muestren que se puede, que vale la pena.

Cada día es una nueva oportunidad. Un nuevo comienzo.

El día que eligieron al Papa Francisco, viendo su humildad sentí que algo en mi interior me volcaba a cambiar, a ser mejor, al menos lo intentaría.

Un amigo me preguntó hace poco si lograba perseverar en la fe. “No siempre lo consigo”, le respondí. “Pero cada vez que caigo trato de levantarme y vuelvo a empezar”.

Creo que estos tiempos son para eso, para levantarnos nuevamente y volver a empezar, esta vez, como Dios te lo ha pedido, caminando en Su Presencia.






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!