Menu



CUANDO RONDA LA TENTACION

CUANDO RONDA LA TENTACION
Hay días en que ronda la tentación. ¿Lo has notado?






Hay días en que ronda la tentación. ¿Lo has notado?

Surge la tentación Y casi sin damos cuenta, un pensamiento te lleva al otro y cuando acuerdas estás en medio de una tormenta.

Entonces actúa la conciencia y nos indica el camino correcto.

En días así me agrada leer el libro “La Imitación de Cristo”, de Thomás de Kempis. Es el libro que tenía mi papa en su cabecera la mañana que murió. Un libro subrayado en tantas páginas que lo impresionaron. Desde entonces lo leo, pensando en él.

Suelo pensar que andamos en desventaja.
Luchamos contra algo que no vemos. Y nos defendemos con la gracia que tampoco vemos.

Pero también es un experimentar la dulce presencia de Dios. Confiar en su Palabra. Y creer, a pesar de todo.

Solía decirme que lo justo sería poder ver a nuestro enemigo, al asesino de las almas que ronda por el mundo. Verlo y enfrentarlo cuerpo a cuerpo. Acabar de una vez por todas con él.

A los años concluí que Dios nos priva de ver ciertas cosas que no soportaríamos.

Cuentan que santa Teresa casi muere de espanto al ver un alma en pecado mortal. Y los santos que han visto al malulo narran lo desagradable que es.

Hay días en que roda la tentación y me vuelvo a cuestionar. Lo pregunto todo. Me gustaría saber el por qué de las cosas.

Entonces me llega la voz dulce de nuestro señor, una voz que apacigua el alma y me dice:
“¿Por qué te perturbas? Mi gracia te basta”.

Es tanta su ternura, su amor que todo lo envuelve.

Mi conclusión siempre es la misma:
“Es verdad Señor, me basta tu gracia”.

Y retorno al camino, más confiado y seguro.






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!