Menu


La Morenita del Tepeyac
No estoy yo aquí que soy tu madre...


Por: P. Juan Manuel Flores Hernández | Fuente: Catholic.net



La fiesta de Guadalupe ha vuelto a poner en evidencia el infinito amor que mana de los corazones mexicanos hacia su morenita del Tepeyac. Hoy las Iglesias se ven llenas de flores y cantos, y no hay imagen mariana en el país que se quede sin escuchar las mañanitas. El pueblo mexicano representado hace 471 años por la figura de San Juan Diego, vuelve a ponerse una vez más bajo los pies y la tierna mirada de su madre celestial, para agradecerle las gracias recibidas durante el año, y para encomendarse a su protección.

Este es el día en que la virgen repite nuevamente su milagro; hoy florecen nuevas rosas en tierra mexicana. En medio de un invierno materialista y egoísta, de un ambiente lleno de indiferencia y azotado por el pecado, la virgen vuelve a hacer florecer en cada uno de sus hijos mexicanos la semilla que sembró en sus corazones hace ya tantos años. Cada hombre representa una rosa distinta, fresca, brillante. Unos son rosas pintados con los colores de la fe, otros con los de la oración, algunos en cambio con los del amor. A todos ellos la virgen les baña con el agua amorosa de su mirada y les refresca con su sonrisa.

Así como San Juan Diego se presentó al obispo Zumárraga en 1531 para hablarle del mensaje y del cariño de la morenita, del mismo modo este día 12 de diciembre cada uno de los mexicanos se presenta en las Iglesias para ponerse bajo el manto estrellado y amoroso de su madrecita del Tepeyac. Cada persona expresa ese cariño filial hacia la virgen como mejor puede: Unos lo hacen con el mariachi, otros con el rezo del rosario, algunos con el ayuno o la peregrinación; Pero todos llevan el mismo mensaje de amor. La fiesta del 12 de diciembre es una celebración que expresa alegría y gratitud. Son muchas las personas que hoy se acercan a una imagen mariana para felicitarle . Los adultos y los jóvenes le dicen: gracias virgencita. Mientras que los niños con esa gran sencillez que les caracteriza le susurran: gracias mamita. Esta es la manera de cómo el pueblo mexicano se dirige hoy hacia su patrona y reina. Las calles se visten de gala y en la ciudad se percibe un aroma de rosas. Una vez más se vuelve a escuchar el corazón de cada mexicano aquellas dulces y tiernas palabras que quedarán gravadas por la eternidad: "No estoy yo aquí que soy tu madre..."





Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |