Menu



Verdad social, familiar y matrimonial

Verdad social, familiar y matrimonial
La verdad familiar es la realidad desnuda de la familia que no debe trascender a la sociedad o medio en que se vive so pena de perder autoestima.


Por: Dr. Alberto Abdala |



La verdad social no corresponde a este texto; es un tema de funcionarios y políticos. Lo nuestro es la verdad familiar: es la realidad desnuda de la familia que no debe trascender a la sociedad o medio en que se vive so pena de perder autoestima.

Los problemas de familias, siempre los hay, no deben ser ventilados con los amigos ni en "la feria". La familia debe dar a familiares y amigos un aspecto de unión y madurez; que sabe resolver sus problemas. Los problemas familiares o los resuelve la misma familia o nadie los hará (excepto problemas específicos de salud, etc.) Su comentario servirá para que esa familia pierda parte de su valor social.

Importantísimo es la VERDAD MATRIMONIAL QUE JAMÁS SALDRÁ DE LA INTIMIDAD MATRIMONIAL. Esto significa que tampoco los hijos deben conocer los problemas del matrimonio de los padres; porque generarán en los hijos problemas importantes. Cualquier comentario de la intimidad matrimonial delante de los hijos será en positivo y para el elogio. La verdad matrimonial es lo más íntimo del matrimonio, jamás criticarla y mucho menos pregonar sus detalles, sacada de su condición de privilegio no retornará en su misma condición. Nadie aportará nada positivo ni bueno, solo críticas intencionadas que siempre harán mal al matrimonio. Este tiene sus propias y exclusivas reglas para solucionar sus diferencias.

Es deshonrar al matrimonio comentar en rueda de amigos detalles de la propia intimidad matrimonial. Nadie podrá mejorarla más que el consejo del profesional idóneo recordando que el 90% de los desarreglos son en las relaciones sexuales..

Solo los esposos tienen el derecho de comentar su verdad matrimonial; en intimidad matrimonial y será para mejorar, es el verdadero dialogo de esposos (ver reflexiones sobre intimidad matrimonial).

Los esposos, en especial esposos jóvenes jamás dejarán de dialogar sobre su verdad matrimonial. Este dialogo permanente -en intimidad matrimonial- debe ser adoptado como una modalidad porque enriquece el matrimonio y mejorará toda la relación de los esposos.

Una vez más: nada de la intimidad matrimonial puede ser comentada fuera de la misma, es agraviar el matrimonio. Fuera de la intimidad matrimonial solo la familia vivirá la felicidad que una intimidad matrimonial normal siempre deja traslucir.

No se puede enumerar siquiera todos los detalles porque son los más personales y muy íntimos. Solo recordar que no se debe engañar, ni mentir y mucho menos fingir en esta verdadera confesión matrimonial.

Por ejemplo: mentir sobre el orgasmo, o lo más común fingir el orgasmo como si fuera una película o telenovela, muy común en esposas que llevan años de casadas y que tanto se comenta en T.V. para provocar jocosidad y que muchas esposas toman como cierto y lo adoptan (ver orgasmo). En ello hay una sola perjudicada: la ignorante esposa que cree que ella es responsable de lograr el orgasmo cuando en realidad es responsabilidad del esposo con su colaboración, por supuesto.

Esto solo puede ser comentado con el esposo en intimidad matrimonial pero si se lo oculta o miente al respecto, se perjudica al matrimonio. Como éste tantos otros detalles de la intimidad matrimonial.

La verdad matrimonial es de cada matrimonio. Los detalles del gusto de cada uno en intimidad matrimonial como agradarse mutuamente, ropa, horarios, etc., etc. eso que hace personal la intimidad matrimonial, jamás serán divulgados y mucho menos el comportamiento personal de cada esposo. Lo anormal consultar con el médico.

ESTAS VERDADES MATRIMONIALES ES LO QUE LE DA SU IDENTIDAD A CADA MATRIMONIO; ASÍ NO SE PARECE A NINGÚN OTRO.


Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!