Menu



Los cuatro

Los cuatro "sí"
¡No puede equivocarse cuatro veces sobre el mismo tema! ¿Cómo después anula o se queja de su matrimonio?


Por: Dr. Alberto Abdala |



Una joven, antes de contraer enlace, dice "SÍ" cuatro veces.

¡No puede equivocarse cuatro veces sobre el mismo tema! ¿Cómo después anula o se queja de su matrimonio?

No son cualesquiera "sí". Le dice sí cuatro veces a su futuro, a toda su vida. Los años que viva bajo esa aceptación son sin retorno. Aunque deshaga su matrimonio a la que la llevaron los cuatro sí, ella nunca volverá a ser ni a valer (ver Valor social) como antes de casarse.

En esos "SÍ" está todo su futuro y todo su valer como mujer y esposa.

Esto debe ser entendido por todas las adolescentes, que en último análisis, ellas mismas son las artífices de su destino; al aceptar a ese novio como esposo

Toda la enseñanza, todas las explicaciones son para enseñarles a no equivocarse en los cuatro SI y para enseñarles derechos, obligaciones y conducta como mujer y esposa.


Son los cuatro "Sí" que marcan toda la vida de la joven.

El primer "sí", tal vez el más emotivo es cuando el joven le pregunta si quiere ser su novia. En gran número de casos este "sí" conduce al matrimonio.

Entonces ¿cuánto tiene que pensar y analizar esta joven a quién su -hasta ahora amigo- le pide que sean novios, es decir, una relación con intención de matrimonio

Claro que en las visitas previas se fueron conociendo, pero es el momento que ella debe considerarlo todo con inteligencia y estar preparada a una respuesta porque si lo acepta comienza otra amistad: ya hay un compromiso social, nace un amor que se hace muy difícil de abandonar si la relación no es agradable.

El segundo "sí" es cuando el ya novio le pide que se case con él. Esto ya no es tan inesperado, al contrario, durante el noviazgo ya se conocieron (ver Noviazgo).Desde ahora comienzan todos los preparativos para la boda. Ya el destino está sellado.

El tercer "sí" es frente al juez para darle al noviazgo la condición de matrimonio; amparado, protegido y sometido a toda la legislación vigente, con testigos responsables.

El cuarto "sí" es frente al altar, frente a Dios, en presencia de familiares y amigos pidiendo al Señor su bendición.

Ningún otro acto humano es así, en ninguna otra circunstancia el ser humano se somete a las leyes de Dios y de los hombres; así de importante es el matrimonio.

Es así, por la importancia que tiene y las consecuencias que de ello derivan: nada menos que ser esposos felices y Dios mediante, formar familia.

Ningún otro acto humano tiene esa trascendencia

¿Cómo puede entonces una esposa decir: yo no creía que un matrimonio fuera así? De haberlo sabido no me hubiera casado; o un esposo decir que su esposa no le agrada o no congenian, etc. Si él, en la mayoría de los matrimonios, hizo durante el noviazgo lo que nunca pensó hacer, promesas insospechadas, etc., etc. para lograr el primer "Sí". Durante el noviazgo siguió una conducta ejemplar en puntualidad, amabilidad, deseo de agradar a la familia de la novia, invitaciones, regalos, etc., etc. hasta lograr el segundo "Sí".

No cabe explicación, el joven de novio es tan caballero, novio ejemplar y de esposo el cambio es tan negativo que llega al divorcio.

Ella no puede ser sorprendida: dijo cuatro veces SI hasta llegar a ser esposa y él vivió una etapa única en su vida en la que hizo, concedió y prometió casi lo imposible. ¿Por qué el cambio? El cambio se lo debe buscar en lo nuevo que viven: la intimidad matrimonial.

Aquí está la obligación de las autoridades para implantar la EDUCACIÓN PARA EL MATRIMONIO (Ver Programa) para que los jóvenes sepan como vivirla; enseñarles a encontrar en su intimidad matrimonial la felicidad que existe.

Todos los "Sí" son de alegría: en él por haberlos logrado y en ella porque marca su futuro; pero hay un número elevado de matrimonio que se deshacen y un número mayor que no vive la felicidad que merecen vivir.

Los cuatro SI coloca a los esposos en el escenario del matrimonio: LA INTIMIDAD MATRIMONIAL (Ver: intimidad matrimonial) Como artífices de su propio matrimonio deberían estar más que preparados para todo lo que sigue; aquí es cuando ya están solos, buscando la felicidad que saben existe pero no saben como lograrla. Entonces lo más simple, lo más instintivo es buscar por medio de las relaciones sexuales mantener el matrimonio. Pero estas relaciones -las relaciones sexuales matrimoniales- no son las que el esposo conoce ni las que ella imagina; tampoco son las que hubieran podido tener de novios. Son complejas relaciones (Ver: relaciones sexuales matrimoniales, orgasmo, etc.) que solo con esmerada, detallada y responsable enseñanza se alcanza la calidad necesaria para que sean soporte del matrimonio generando amor conyugal.(Ver: interioridad matrimonial. La profundidad del matrimonio, etc.)

Solo cuando los esposos logren esto, y para ello deben haber asimilado la enseñanza correspondiente, el matrimonio será estable y feliz.

Se repite una vez más: las relaciones sexuales matrimoniales deben ser...

en intimidad matrimonial y:

1.- máxima demostración de amor presente

2.- con presencia de cuerpo y alma

3.- con las preparaciones indispensables: psicológica diaria y

preparación física inmediata de la esposa

4.- de pleno amor, sin egoísmo

5.- con orgasmo físico y de conciencia, etc.,, etc.
Esta incompleta enumeración lleva a preguntar, ¿cuántos novios saben esto?, ¿cuántos esposos saben esto? y si lo saben ¿cuántos lo logran?, ¿como lograrlo?, etc., etc.

Este capítulo contesta a la común pregunta de la esposa ¿donde y como me equivoqué en mi matrimonio para que no ande bien?

LA RESPUESTA ES SIMPLE; EN SU EDUCACIÓN PARA EL MATRIMONIO QUE O FUE DEFICIENTE O NUNCA LE ENSEÑARON NADA.

Todo fue tan normal hasta el casamiento y luego lentamente todo fue cambiando... no nada cambió; no encontraron el camino que conduce a la felicidad matrimonial

Después de los cuatro SI son esposos, ahora deben cumplir todos los días con la importantísimo obligación de ser felices: exijan la educación correspondiente.

Nadie les dijo que el matrimonio es fácil.


Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!