Menu



Evolución de la intimidad matrimonial

Evolución de la intimidad matrimonial
Los esposos sabiendo que es el momento de demostrar su mutuo amor, de agradarse y sobre todo de no ser monótonos deben esmerarse en hacer feliz a su cónyuge.


Por: Dr. Alberto Abdala |



Si se ha comparado al matrimonio que comienza con un bebé recién nacido, nadie pretenderá que el bebé camine, corra, hable, etc., etc.; en el matrimonio lo mismo: irá creciendo, desarrollandose, perfeccionándose en la medida que los esposos se adapte uno al otro y armonicen. La evolución del matrimonio es la de la intimidad matrimonial, que es la base del matrimonio.

Los esposos sabiendo que es el momento de demostrar su mutuo amor, de agradarse y sobre todo de no ser monótonos deben esmerarse en hacer feliz a su cónyuge. Lentamente descubrirán que proceder es más gratificante, qué zonas son más estimulantes y en especial superar el pudor de soltera; el paso a pudor de casada en muchos casos es muy lento y casi siempre queda una buena dosis de inhibición dependiente de la formación de la esposa.

Este lento cambio lo tiene que conocer, respetar y apoyar el esposo. Lo fundamental es que los esposos tengan como meta, en intimidad matrimonial procurar aumentar las satisfacciones de su pareja. El ser humano tiene infinitas posibilidades para ello y así lentamente a medida que se van conociendo en intimidad y se va integrando el matrimonio se hace más gratificante la intimidad matrimonial. La intimidad matrimonial es el lugar de comando del matrimonio.

Todos los detalles son imperantes en intimidad matrimonial desde la forma de vestirse hasta la más simple demostración de cariño debe ir mejorando: no olvidarse que ese momento es el TIEMPO DEL MATRIMONIO, es la cuota de felicidad íntima, privativa del matrimonio; que aportará la armonía del hogar, para otro día de matrimonio normal y feliz. Allí es donde se nutre el matrimonio, es su alimento: nada mejor que una constante variedad de placeres estimulantes para el matrimonio.

La intimidad matrimonial es la continuación al matrimonio del tiempo de novios, programa y dirige toda la vida del matrimonio. EL NIVEL DE RESPON-SABILIDAD ASUMIDO EN INTIMIDAD MATRIMONIAL SERÁ EL QUE VIVIRÁ AL OTRO IDA EN EL HOGAR. SI UNA ESPOSA ES PASIVA, MONÓTONA, SUMISA EN INTIMIDAD MATRIMONIAL ASI SERÁ SU PERSONALIDAD EN EL HOGAR Y ESTO ES MUY IMPORTANTE

NO PERMITIR QUE LA INTIMIDAD MATRIMONIAL SEA ABURRIDA, OBLIGADA, JAMAS ELUDIRLA Y MUCHO MENOS QUE SEA RECOMPENSA DE ALGO HECHO DURANTE EL DÍA NI PARA LOGRAR GRATIFICACIÓN ALGUNA: NUNCA SERÁ MONEDA DE CANJE POR NADA.

Es el alimento y amalgama que necesita el matrimonio; matrimonio que es de los dos, que nadie ni nada debe molestar, que solo se pondrá en evidencia en el diálogo para estimularlo, perfeccionarlo y alimentarlo exclusivamente en su momento de privilegio: intimidad matrimonial.

Este momento tan especial de la intimidad matrimonial es el tiempo que se le ofrece al matrimonio EL MATRIMONIO SE MANTIENE CON LO QUE ES MAS AGRADABLE Y ESTIMULANTE PARA LOS ESPOSOS. Todos los detalles cuentan y dependen de la formación de cada esposo. Nadie que vivió plenamente la intimidad matrimonial querrá perderla. Es el único momento de plena realización y máxima libertad del ser humano en todas sus posibilidades, no solo de sentirse feliz y libre sino de SENTIRSE FELIZ POR HABER AGRADADO CON AMOR A SU PAREJA AHÍ ESTA EL EFECTO MULTIPLICADOR DEL AMOR CONYUGAL

Sentirse feliz por haber hecho feliz a su pareja es la evolución normal de la intimidad matrimonial y hace que el amor conyugal sea joven, dinámico, activo; espontáneo; jamás monótono, premeditado, recompensable ni poco frecuente.

 


Preguntas y comentarios al autor de este artículo

 

 



 

 

 

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!