Menu



Anticoncepción Oral de Emergencia: introducción y preliminares
La discusión de la anticoncepción de emergencia se ha venido centrando sobre un mecanismo antianidatorio o antiimplantatorio


Por: Informe del Comité de Bioética | Fuente: Conferencia Episcopal Peruana




I. Introducción

En el Perú, el debate sobre la Anticoncepción Oral de Emergencia (AOE) sigue abierto y constituye un tema de actualidad. La discusión se ha venido centrando sobre la capacidad de este tipo de sustancias químicas de actuar mediante un mecanismo antianidatorio o antiimplantatorio. Este mecanismo convierte a este tipo de drogas en abortivas, dado que tendrían la capacidad de impedir la anidación del embrión humano –llamado comúnmente “óvulo fecundado”- en el endometrio, causando así la muerte de un concebido.

La AOE comprende una amplia gama de fármacos entre los que se encuentran esquemas combinados estroprogestínicos (etinilestradiol y levonorgestrel), progestina sola (levonorgestrel), antiprogestina sintética (mifepristone) y estrógenos solos en altas dosis (etinilestradiol).

Existen diversos mecanismos por los cuales estos fármacos evitan o interrumpen el embarazo. El primer mecanismo actúa sobre la ovulación, evitándola o retrasándola. El segundo mecanismo es el que actúa sobre la migración espermática, ya sea por el espesamiento del moco cervical o por la acción directa sobre el espermatozoide, alterando su capacidad de fecundar. Si estos dos mecanismos no funcionan, y el espermatozoide ha fecundado el óvulo, existe un tercer mecanismo mediante el cual los fármacos utilizados en la AOE alteran el endometrio uterino, evitando que se implante en él el óvulo fecundado.

El levonorgestrel en dosis de 0.75mg tomado dos veces, es un esquema de anticoncepción de emergencia. Hasta la fecha se considera que los mecanismos de acción de este esquema son los tres descritos anteriormente. Sin embargo, en el debate en curso el Ministerio de Salud ha sostenido –respaldado por un informe técnico-científico basado en resultados de estudios experimentales realizados en mujeres en los últimos años- que los mecanismos de acción de la AOE son sólo anteriores a la fecundación. En varias ocasiones la titular del portafolio, la Dra. Pilar Mazzetti, ha afirmado que para el levonorgestrel está científicamente demostrado que el mecanismo modificador del endometrio -y por tanto el efecto antianidatorio- no existen.

Con el ánimo de contribuir al debate científico sobre el tema, el Comité de Bioética de la Conferencia Episcopal Peruana ha elaborado este informe que recoge y analiza la evidencia científica de los últimos años (hasta el 2004) respecto al tema. La información ha sido estructurada siguiendo las dos condiciones cuyo supuesto cumplimiento permitieron que el Ministerio de Justicia modificara su opinión respecto a la AOE, declarándola conforme a ordenamiento jurídico nacional (oficio N. 516-2004-JUS/DM).

El estado actual de la medicina ha demostrado que los efectos de la AOE hormonal no pueden ser únicamente anticonceptivos. Por otra parte, no existe ningún estudio ni reciente ni antiguo que demuestre científicamente que la AOE no ocasiona cambios en el endometrio y que por lo tanto no impide la anidación o la implantación del concebido. Por ello, en la actualidad, en el ámbito científico, el efecto antianidatorio o antiimplantatorio no ha dejado de ser considerado. Instituciones como la Organización Mundial de la Salud, la Food and Drugs Administration de los Estados Unidos, y la Gedeon Ritcher, laboratorio fabricantes y comercializador de levonorgestrel en diferentes países, son ejemplos claros de la vigencia de dicha información científica.

II. Preliminares

A. Condiciones requeridas por el Ministerio de Justicia

Primer condicional:

“Si el estado actual de la medicina ha determinado que los únicos efectos de la AOE son anticonceptivos”

Segundo condicional:

“Si existen estudios suficientes y actuales que demuestran que la AOE –ingerida en la dosis recomendada- no ocasiona cambios en el endometrio que impidan la anidación o la implantación”.

Solamente si se cumplen estas dos condiciones “puede concluirse que se trata de un método no abortivo y que su inclusión en las Normas de Programa Nacional de Planificación Familiar es constitucional.

B. Los mecanismos de acción del levonorgestrel 0.75mg

Inhibir o retrasar la ovulación, que llamaremos en lo sucesivo “primer mecanismo”.

Formar un tapón de moco en el cuello uterino o cervix. Lo llamaremos en lo sucesivo “segundo mecanismo”

Alterar el endometrio impidiendo así la implantación o anidación del embrión humano (llamado comúnmente “óvulo fecundado”) en el útero. Lo llamaremos “tercer mecanismo”. Es la existencia de este mecanismo la que ha sido puesta en duda y sobre él se ha centrado el debate sobre la AOE.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |