Menu


Nicaragua dice NO al aborto
Más de las tres cuartas partes de la población nicaragüense le da una rotunda negativa a la práctica del aborto


Por: Population Research Institute | Fuente: Population Research Institute



Más de las tres cuartas partes de la población nicaragüense le da una rotunda negativa a la práctica del aborto y desean que se mantenga una sanción penal sobre este crimen. La encuesta fue realizada por la firma M&R Consultores y publicada el 24 de Abril en el diario La Prensa de la ciudad de Managua. El tamaño de la muestra fue de 1,600 personas a nivel nacional y abarcó varios aspectos de los primeros cien días de la gestión del Presidente Daniel Ortega.

A pesar de toda una intensa prédica feminista que recurrió al desgastado argumento de contraponer la vida de la madre a la del niño por nacer, la gran mayoría de los nicaragüenses mostró una sólida opción por la vida. Los resultados más saltantes de esa consulta popular fueron:

“Aunque lo llamen “terapéutico”, el aborto es un crimen”
Ante la pregunta especifica sobre si debía mantenerse penalizado el aborto terapéutico, el 69% de los encuestados respondió que sí .
• 70.2% respondió que no se debía autorizar aunque se tratase de un embarazo de alto riesgo y mas bien debía asegurarse la vida de madre e hijo.
• 68.7% opinó que tampoco debe autorizarse el aborto en caso de violación.

Este sentir popular coincide plenamente con lo expuesto por los representantes de la Asociación Médica Nicaragüense ante la Corte Suprema de Justicia en Marzo de este año. En esa oportunidad los Dres. Rafael Cabrera y Erwin Rodríguez, en representación del gremio médico, afirmaron ante los magistrados “que no existe una situación, en la practica médica actual, donde la vida humana, desde el momento de la concepción, deba ser intencionalmente destruida por medio del aborto con el propósito de salvar la vida de la madre. Un medico debe hacer todo lo posible para salvar la vida de ambos pacientes, madre e hijo. Jamás debe intentar la muerte de alguno de ellos”. Agregaron además que no hay por qué recurrir a la eliminación premeditada del niño debido al estado actual de la tecnología disponible aún en un país pobre como Nicaragua. Dejaron claro que optar por un aborto es producto de una mediocre labor profesional y una falta de respeto a la vida humana.

A continuación reproducimos el cuadro que fuera el centro de esa brillante exposición en la cual enumeraron todas las emergencias médicas que se utilizan como excusas para exigir que los abortos sean realizados para “salvar la vida de las mujeres”.

* Insuficiencia renal crónica avanzada.
* Mujeres en diálisis
* Insuficiencia cardiaca congestiva-Clase funcional –III-IV
* Insuficiencia hepática crónica
* Insuficiencia respiratoria
* Insuficiencia respiratoria demostrada por la existencia de una presión parcial de oxígeno menor de 50 mm de mercurio y saturación de O2 en sangre menor de 65%.

El aborto no es una necesidad para tratar a la paciente. Los pacientes pueden ser tratadas hospitalizadas y de ser necesario estar en Unidad de Cuidados Intensivos. También se puede aplicar principio de doble efecto. Es decir, se puede aplicar un tratamiento y si a consecuencia de éste muere el bebé, no hay problema moral. Se trataría de una pérdida involuntaria y no de un aborto.

* Embarazo ectópico no roto
* Corioamnionitis
* Mola hidatidiforme

No hay duda que se debe terminar el embarazo. Lo que se busca es extraer la placenta y sus membranas asociadas, porque están imposibilitadas de cumplir la función de proteger al bebé (salvo en el caso de la mola en el que ni siquiera hay feto). Lo que se realiza técnicamente no es un aborto sino una intervención sobre la madre.

* Hipertensión arterial severa
* Neoplasia maligna del aparato gastro-intestinal
* Antecedente demostrado de psicosis puerperal
* Lupus eritematoso con daño renal severo
* Síndrome de hiperestimulación ovárica severa
* Cáncer de cerviz invasivo
* Otros canceres ginecológicos que requieran quimioterapia o radioterapia
* Diabetes mellitus avanzada
* Neoplasias malignas a nivel del sistema nervioso central
* Situaciones clínicas especificas que pudieran causar repercusiones en la salud mental

El embarazo no pone en riesgo la vida de la madre. En la casi totalidad de estos casos, el tratamiento para estas entidades no termina con la gestación.Todas estas complicaciones se resuelven mediante Actos Terapéuticos y no a través de abortos directos o provocados intencionalmente.

Preguntas o comentarios al autor





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |