Menu


El aborto para las minorías en USA
Cuatro de cada cinco clínicas de Planned Parenthood en Estados Unidos están ubicadas en vecindarios de gente que pertenece a minorías


Por: Steven Mosher y Colin Mason | Fuente: Population Research Institute



Es conocido por casi todos las privaciones que enfrentan estos pequeños grupos en el gélido norte. ¿Por qué adicionalmente se les debe negar tener hijos, lo cual representa la única garantía de que sobrevivirán como comunidad nativa en el futuro?

La mayoría de gente pro-vida sabe que Planned Parenthood apunta preferentemente a las minorías étnicas y las convierte en blanco de sus programas.

Cuatro de cada cinco clínicas de Planned Parenthood en Estados Unidos están ubicadas en vecindarios de gente que pertenece a minorías y tienen,como objetivo prioritario a la población negra. Cerca de un tercio de todos los abortos en EE.UU. son realizados en mujeres negras. Por supuesto disfrazan las cifras diciendo que se trata tan solo del 13% de la población. Esta organización, que recibe cada año más de $300 millones en financiamiento por parte del gobierno de EE.UU., incluso acepta donaciones específicamente destinadas a la eliminación de bebés negros, como recientemente se informó.

La segunda minoría norteamericana, es decir la población hispana, también es objeto de un constante acoso. La literatura de muerte que distribuye Planned Parenthood ha sido ampliamente traducida al español inundando las comunidades hispanas conservadoras con sus panfletos. Contrataron “directores comunitarios” hispano-hablantes para ser más efectivos con las latinas, y en algunos casos se les paga una comisión por cada muchacha que llevan. Gastan exorbitantes sumas de dinero difundiendo su mensaje de muerte y mentiras que dirigen a la comunidad latina.

Pero lo que la mayoría de personas no sabe es que incluso los pequeños grupos étnicos, especialmente si son católicos, son objeto de interés preferencial por parte de Planned Parethood.

Tomemos como ejemplo el caso de los nativos de Alaska, la gente que históricamente llamamos esquimales. Gracias a los heroicos esfuerzos de la Diócesis Misionera de Alaska del Norte, muchas de estas personas se han convertido al catolicismo durante el siglo pasado. Sin embargo, al mismo tiempo, debido a los implacables esfuerzos de Planned Parenthood, éstos tienen uno de los más altos índices de aborto de Estados Unidos.

Son raras las investigaciones previas sobre este asunto. Cifras preliminares dadas a conocer por Karen Louis, el Director Ejecutivo de Derecho a la Vida en Alaska. Louis analizó las estadísticas del período de 1988 a 1997 y publicó un informe que llevó por título “Racial Breakdown of state-funded abortions”. Este informe mostró que mientras el número de nativos de Alaska constituían sólo el 16% de la población de ese Estado, el número de abortos realizados con financiamiento del gobierno en esa población nativa era 32%, casi un tercio de los abortos.

Existen 2.51 abortos por cada mil nativos de Alaska por año, en comparación de los 1.25 abortos por cada mil en la población de raza blanca.

La Planned Parenthood está en el negocio de buscar minorías étnicas para convertirlas en los blancos de sus programas anti-natalistas.

Después de considerables esfuerzos del PRI logramos acceder a las estadísticas oficiales producidas por el Departamento de Salud y Servicios Sociales de Alaska para el periodo 2003-4. Estas cifras, que cubren todos los abortos reportados en el Estado, confirmaron que el problema no ha mejorado en los años recientes. En el 2004, hubo 1,934 abortos inducidos en Alaska en una población de 670,053 personas. Del total de abortos 1,353 fueron realizados en mujeres blancas, mientras que 387 fueron realizados en nativas de Alaska.

Sin embargo, más allá de los números lo que importa en sí son las tasas. La población nativa de Alaska constituyen sólo un pequeño 15.4% de la población mientras que los blancos representan el 70%. Dentro de la población blanca estos números se traducen en un 2.9 de abortos por cada mil personas; en la población esquimal es 3.75.

¿Por qué el número de abortos es tan elevado en un grupo étnico que apenas llega a los 100,000 habitantes que incluso está esparcido sobre un vasto territorio? Preguntamos a los funcionarios de la Diócesis de Alaska del Norte, quienes dijeron estar consternados por estas cifras y prometieron remediar esta situación.

Para Population Research Institute esto tiene toda la apariencia de una selección del objetivo por razones étnicas, que es una de las especialidades de Planned Parenthood.

¿Que se está haciendo al respecto? Estamos en el proceso de hablar con los líderes católicos de la población nativa de Alaska quienes están en desacuerdo con estos programas genocidas. Esperamos convencerlos que vayan a Washington D.C. donde, apoyados por congresistas amigos, pidan a Planned Parenthood que detengan el genocidio de su gente.

Más aún, a través de los líderes nativos trataremos de llegar a las mujeres que quieran contar de forma confidencial cómo fueron inducidas a tener un aborto. La verdadera “libertad de elección” significa estar libres de coacción, de engaño y de promoción exagerada de los servicios de aborto. Y estas nativas no la tuvieron en absoluto.

Confiamos en que los medios de comunicación nos presten atención. Después de todo, es bien sabido lo de las privaciones que enfrentan estos pequeños grupos en el gélido norte. ¿Por qué adicionalmente se les debe negar tener hijos, lo cual representa la única garantía de que puedan sobrevivir como comunidad nativa en el futuro?

Preguntas o comentarios al autor





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |