Menu


Tentaciones en la empresa
Grandes tentaciones que llevan a las personas a transgredir los principios básicos de la ética en el ámbito laboral


Por: Emilio Planas | Fuente: Catholic.net



El mundo del trabajo está constantemente sujeto a las presiones económicas inherentes a la economía de mercado en que vivimos, al menos las empresas que se desempeñan en el mundo occidental.

Estas presiones van desde la supervivencia de la empresa, hasta la presión por conseguir buenos rendimientos para los accionistas, especialmente si la empresa cotiza en alguna bolsa de valores.

La globalización y la apertura de los mercados, han hecho que el nivel de competencia en casi todos los sectores sea muy intenso, los factores como calidad y precio, están resultando estratégicos a la hora de competir y para poder mantener los precios en niveles bajos, es necesario controlar los costos.

En este contexto, también la necesidad de conservar el empleo se vuelve cada vez más un tema de preocupación para empleados y directivos, pues se sustituye tecnología por personal, para disminuir los costos operativos, lo cual crea a su vez grandes tentaciones para las personas a transgredir algunos de los principios básicos de la ética, como medida de supervivencia en su empleo. Para otros, como medida de hacerse en forma rápida de un sustancioso capital personal.

Proliferan actividades altamente redituables: el secuestro, el narcotráfico, el robo de todo tipo de cosas, pero especialmente los automóviles y los trailers de carga, los productos "pirata" (compactos, software, etc.), la corrupción en las oficinas gubernamentales y cuerpos de seguridad oficiales (policías, ejercito, tribunales, etc.), las redes de prostitución y los lugares de espectáculos pornográficos, las revistas sin contenido pero que explotan pasiones humanas, las mafias en la distribución de todo tipo de artículos, produciendo fármacos que van contra la vida y salud humanas, programas de televisión basando su éxito en el morbo, etc.



Si además tomamos en cuenta que para un gran porcentaje de la población, pulula la idea de que alguien que es exitoso es alguien que ha hecho mucho dinero en su vida, que el dinero es lo que brinda la felicidad, tenemos como resultado que cada vez se encuentren más personas a las que conseguir ese grado de felicidad que suponen obtendrán con el dinero, les bloquea su conciencia y obran en contra de los principios de la honestidad y la integridad.

Las tentaciones

Como se presentan estas tentaciones:

* favoreciendo a proveedores que ofrecen "regalos" de algún tipo

* vendiéndole a los clientes con calidad menor a la ofrecida



* alterando los números o maquillándolos de tal forma que el resultado verdadero queda oculto, claro dentro de las reglas y normas establecidas

* despidiendo a algún colaborador como el "culpable" por el mal resultado

* omitiendo las inversiones requeridas para no contaminar el aire, agua o la tierra

* no reinvirtiendo en la propia empresa e irse atrasando tecnológicamente o en "know how" por mandar todas las utilidades al capital

* traspasando los niveles de endeudamiento que realmente pueda llegar a soportar la empresa

* dando dádivas a las autoridades para agilizar un trámite o para ganar un concurso

* ofreciendo información "extra" a un proveedor para que presente la mejor propuesta sin que la tengan los demás competidores

* ocultando o deformando información al personal para justificar un nulo o bajo aumento en los sueldos, o para recortar personal

* metiendo gastos "adicionales" que no corresponden estrictamente a la gestión de la empresa, pero que ayudan a disminuir el pago de los impuestos y el reparto de utilidades a los trabajadores

* escondiendo errores en el producto, esperando no ser descubierto, hasta que llega al cliente

* ofreciendo como "oferta" productos caducos o a punto de, para deshacerse del inventario

* ofreciendo servicios o productos que van en contra de la dignidad humana pero que se presentan como soluciones a problemas humanos

* proponiendo como necesarios análisis, tratamientos o intervenciones quirúrgicas que no son necesarias

* aprovechándose de la miseria de una zona para ofrecer salarios mucho menores a los que paga la misma empresa en otras zonas, aún cuándo es posible pagarles mejor y el precio de los productos finales no varía dependiendo de dónde fueron producidos

* dando información privilegiada a ciertos clientes para que puedan decidir "a tiempo" cuándo comprar o vender "ciertas" acciones de la bolsa

* exagerar las cualidades y habilidades para obtener un puesto

* disponiendo recursos de la empresa sin permiso en beneficio personal

La lista puede ser tan larga como la imaginación del ser humano para burlarse de las reglas y obtener beneficios de tipo económico, o evitar las consecuencias de una mala gestión o malos resultados por negligencia.

Efectos

Todas las tentaciones mencionadas (y las no mencionadas), tarde o temprano repercutirán en los resultados de las empresas, el costo de ser éticos tiene dos efectos: en el corto plazo la tranquilidad de ir cimentando la operación y vida de la empresa con bases sólidas, sobre las que después no se desmoronará el edificio por haber permitido que se erosionara la moral de las personas que la integran y poder „dormir‰ tranquilos por no dejar ninguna cola que le puedan pisar.

En el largo plazo, este tipo de faltas a la ética, repercuten en la pérdida de clientes, de personal valioso, de fraudes, pérdida de imagen corporativa, problemas y gastos legales ocasionados por todo tipo de demandas y también de tipo penal que llegan a causar la cárcel (de culpables y también de inocentes).

Ser ético, no es un gasto ni la pérdida de oportunidades, es una inversión segura, es la posibilidad de que el esfuerzo enorme que cuesta hacer y mantener una empresa, con todo lo que implica para la sociedad: fuentes de empleo, fabricación de satisfactores, pago de impuestos, ganancias para los accionistas, negocio para los proveedores, desarrollo de personal, etc. se conserve por muchos años.

¿Qué futuro queremos dejarle a nuestros hijos si nosotros no invertimos en que nuestras acciones y nuestras empresas sean éticas?

La sociedad será la que vaya absorbiendo las consecuencias, la historia de la humanidad está llena de pueblos que permitieron que la inmoralidad y la deshonestidad se fuera apropiando de sus empresas y gobiernos, todas terminaron mal, creando caos y mucho sufrimiento para muchas personas.

Tenemos que aprender del pasado, tenemos que entender que la ética es una ciencia que surge de la naturaleza humana, y que si la violamos, si la ignoramos, pagaremos los costos, no nos dejemos engañar por las ideas y modelos que nos están presentando como exitosos, basados solamente en los bienes materiales, los seres humanos somos mucho más que „dueños de cosas‰ que „poseedores de propiedades‰, tenemos un espíritu y un intelecto, que nos ponen por encima del mundo de lo material y que es ahí donde experimentamos el placer por el deber cumplido, por haber hecho lo que teníamos que hacer, aún cuando las circunstancias no fueron las adecuadas o favorables.

El placer espiritual de ser éticos nos lleva a un estado de realización humana, que vale la pena aún cuándo signifique un sacrificio en lo material.




 

sss




Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!