Menu



Oposición al uso de test genéticos en el mundo laboral

Oposición al uso de test genéticos en el mundo laboral
Artículo de Carlos Gil dedicado a la regulación específica sobre el uso de la genética en el mercado laboral.


Por: Carlos Gil |



El Grupo Europeo de Etica se opone al uso de test genéticos en el mundo laboral

La mayoría de los países europeos carece de una regulación específica sobre el uso de la genética en el mercado laboral. El Grupo Europeo de Etica de las Ciencias ha advertido que su empleo es ilícito.



El Grupo Europeo de Etica de las Ciencias y las Nuevas Tecnologías (GEE) -órgano asesor de la Comisión Europea- ha emitido un dictamen sobre Aspectos éticos de los test genéticos en el lugar de trabajo, en el que se opone, por norma general, al recurso a este tipo de pruebas predictivas para la selección de personal o en empleados ya incorporados a la compañía.

Aunque no hay datos fiables sobre el uso que las empresas pueden estar haciendo de los test genéticos -la referencia más próxima que el GEE ha podido encontrar es una encuesta de la American Management Association de 1998 que sugiere que el 10 por ciento de los empresarios los utiliza regularmente- sí existe un vacío legal e indicios de que esta herramienta puede ser una tentación creciente para los empresarios.

El dictamen -cuyos ponentes han sido Peter Whit-taker, biólogo de la Universidad de Lancaster, del Reino Unido, y el abogado y profesor de Derecho Público Nicos C. Alivizatos- subraya que, en la actualidad, la posibilidad de vincular el estado genético de una persona con determinados riesgos del puesto es más una teoría que una realidad. Por otra parte, el valor predictivo de las pruebas es limitado incluso cuando se trata de enfermedades monogénicas y mucho más en el caso -mayoritario- de las poligénicas. "Incluso aunque en éstas se llegase a conocer perfectamente su base genética, los factores ambientales y de estilo de vida también limitarían los efectos predictivos de los resultados", apunta el GEE.


Fiabilidad
En consecuencia, "no hay pruebas de que los test disponibles tengan la relevancia y fiabilidad suficientes como para ser utilizados en el mundo laboral". Por eso, "el Grupo considera que el cribaje genético [concepto en el que incluye la información sobre antecedentes familiares] como una técnica más de reconocimiento médico laboral o la revelación de test a los que el empleado se haya sometido previa y voluntariamente es éticamente inaceptable".

El deber del empresario de proteger la salud de los trabajadores "puede cumplirse plenamente con los reconocimientos médicos tradicionales, sin realizar cribaje genético. Por tanto, el empresario no debe realizarlos ni pedir al trabajador que se someta a ellos".

El dictamen subraya, además, que la autonomía del trabajador puede estar muy mermada en estos casos, por su interés en conseguir un empleo o no perder el que ya desempeña.

El GEE admite que en algún caso excepcional el puesto pueda influir en la seguridad del trabajador o de terceros mediante una estrecha conexión genética, pero aun así sólo admite el empleo de los test si está demostrado que es el único medio diagnóstico para descartar el peligro, se cumple el principio de proporcionalidad y se cuenta tanto con la autorización general de una ley como con la particular de un órgano de control.

 
Texto íntegro sobre aspectos éticos de los tests genéticos en el lugar de trabajo.






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!