Menu


Comunión, alimento del alma
Orar es amar y ser amado. Si te aburres, rezando, yendo a misa, es que ya no amas.


Por: P Mariano de Blas LC | Fuente: Catholic.net



Me he preguntado muchas veces: ¿Por qué los hombres, cuando van a un banquete, saben disfrutar del comer y del beber y, en cambio, cuando van a una iglesia, se aburren soberanamente?

¿Será más importante alimentar el cuerpo que alimentar el alma? El hombre es cuerpo y alma. El cuerpo es mortal, el alma no muere. Por eso, lo lógico sería que, si siento gusto y apetito por comer y beber bien, debería sentir un apetito infinitamente mayor por las cosas del espíritu, por alimentar mi alma.

Pero, ¿por qué sentimos hambre y sed de las cosas materiales, las cosas del cuerpo, y no sentimos hambre y sed de los valores del espíritu? ¿Será porque nuestra alma está muy enferma?

Orar es amar y ser amado. Si te aburres, rezando, yendo a misa, es que ya no amas.


sss




Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!