Menu


Carta a Nuestro Señor sobre la Sagrada Comunión
Jesús está en cada partícula de Hostia consagrada por más pequeña que ésta sea.


Por: D. Claudio de Castro | Fuente: Catholic.net



Amado Jesús:

Ayer durante la misa, por algún motivo, estuve observando a las personas mientras comulgaban. Casi todos extendían sus manos para recibirte.

Extendemos nuestras manos Señor como el pobre que pide ayuda. Y es que estamos necesitados de ti.. Y tú siempre acudes. Pero Señor, luego de comulgar, uno limpió la mano en que te recibió, pasándola por su camisa, otros bajaban la mano sin revisar si alguna partícula consagrada quedaba allí. Inevitablemente caes al piso una y otra vez. Inevitablemente los que vienen detrás te pisotean. Sin darse cuenta, pasan sobre tu cuerpo y te ultrajan.

Sentí deseos de tomar el micrófono y hacerles comprender:

-¿Es que no ven lo que hacen? Él está en cada partícula!

Pero no tuve valor. Me hubieran tomado por loco.

Recordé aquél episodio en el que le preguntaron a la Madre Teresa cuál era el mayor mal de nuestro siglo. Muchos esperaron que dijera: "el aborto", otros: "la pobreza", otros "el divorcio". Pero ella que tanto te amaba se limitó a decir: "La comunión en la mano".

Si nuestra Iglesia permite recibirte en la mano, me preguntaba, ¿por qué es algo tan malo? Ayer comprendí. Es por la forma descuidada como lo hacemos. Sólo uno, mientras regresaba a su puesto revisó la palma de su mano, encontró una pequeña partícula y la llevó a sus labios.

No te amamos lo suficiente Señor para tomar riesgos por ti. Hablar de ti.

Vivir por ti. A veces, lo reconozco, la comodidad nos impide seguirte y amarte más.

Al terminar la misa me acerqué al sacerdote y le conté.

-Por favor- le pedí- hábleles de la comunión en la mano. Tal vez no lo saben.

Señor es lo que quisiera pedirle a tus sacerdotes:

-Que les recuerden a todos que estás allí, presente, Tú, el mismo que caminó y vivió en Nazaret. El mismo que sanó a tantos enfermos. Ahora estás aquí, presente en cada Hostia consagrada, en cada Iglesia, en el mundo entero. Y en cada partícula de hostia consagrada, por más pequeña que ésta sea. Eres y siempre será tú.


 





Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |