Menu



¿Es obligación aportar dinero a la Iglesia?

¿Es obligación aportar dinero a la Iglesia?
La Iglesia es la organización mundial que sostiene el mayor número de obras de beneficencia, sin cobrar un centavo por sus servicios


Por: Ricardo Reggio |



La Iglesia es nuestra Madre. Y como buena Madre vela por el bien de todos sus hijos. Por ello realiza obras de caridad y asistencia pública, de educación y formación de las personas, de ayuda a los países más necesitados... Son miles las obras de la Iglesia en bien de toda la humanidad.

Por otro lado, está su misión evangelizadora. La Iglesia necesita de medios humanos, económicos y culturales para llevar la fe a las personas que no conocen a Cristo; y sobre todo, para alimentar con la Palabra de Dios a sus hijos dispersos por el mundo.

La Iglesia es la organización mundial que sostiene el mayor número de obras de beneficencia: asilos, orfanatorios, hospitales, dispensarios, sin cobrar un centavo por sus servicios. La mayoría de estas obras se sostienen con donativos altruistas, pero no cuentan con ingresos fijos.

Por otra parte, los "empleados-fijos" de la Iglesia -sacerdotes, religiosos y misioneros- ejercen su trabajo sin ninguna remuneración. No tienen un salario y, sin embargo, deben comer y vestirse. La mayoría de las parroquias viven de las limosnas que los fieles dejan cada domingo.

En esta situación, ¿cómo podra la Iglesia lanzarse a nuevos proyectos? ¿Cómo podrá lograr sus fines? ¿Cómo podrá ayudar con sus escuelas y hospitales?

Únicamente lo logrará si nosotros, sus miembros, le ayudamos económicamente pues, como decía santa Teresa: "Una empresa pobre, es una pobre empresa. Se trata de una ayuda proporcional a las posibilidades de cada uno. Es una ayuda no sólo económica sino también de tiempo que uno puede dedicar al apostolado y a la oración; y nadie puede decir que no tene tiempo para ser apóstol o para rezar, pues sería como decir que no tiene tiempo para ser cristiano. De esta manera, contribuir al sostenimiento de la Iglesia resulta una obligación moral de todos sus hijos.

Para profundizar este tema se puede consultar el Catecismo de la Iglesia Católica número 2043.

La encíclica de Juan XXIII "Mater et Magistra".

La encíclica de Pablo VI “Populorum progressio”.

La exhortación apostólica “Evangelii nuntiandi” así como también los comunicados oficiales del Consejo Pontificio Iustitia et Pax sobre la ayuda que da la Iglesia a los países necesitados.


Fotografía: © 2000-www.arttoday.com

 

 

 

 



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!