Menu



Peregrinos compostelanos

El Camino de Santiago: Una pasión sagrada
En Estados Unidos muy pocos saben de la trascendencia de este lugar y las bondades que reciben quienes lo descubren


Por: Amarilis Zozaya | Fuente: Xacobeo America



Cerca de un centenar de los miles de peregrinos que cada año recorren los caminos que conducen a Santiago de Compostela, se reunen anualmente en alguna ciudad del país, para compartir sus experiencias y la ilusión de obtener en el próximo año jubilar, el perdón de todos los pecados.

A simple vista no tienen nada en común. Hay jóvenes, madres, ancianos, profesionales exitosos, desempleados o estudiantes. Sin embargo, cada uno de ellos, en diferentes momentos de sus vidas, ha llegado a Galicia, España, desde Estados Unidos, y ha recorrido los caminos que conducen a Santiago de Compostela, una de las tres peregrinaciones más importantes del mundo cristiano después de Roma y Jerusalén.

Como ellos, miles de seguidores en todo el mundo, especialmente de Europa y Latinoamérica, han hecho “El Camino” -como popularmente se le conoce-, pero en Estados Unidos muy pocos saben de la trascendencia de este lugar y las bondades que reciben quienes lo descubren. Y ese es justamente el objetivo principal de éste grupo, quienes bajo el nombre de “Amigos de Santiago” trabajan arduamente para difundir el secreto de una de las rutas más sagradas del planeta, considerada por la UNESCO Patrimonio Histórico de la Humanidad.

“No tengo idea por qué hice la peregrinación”, dice Marlene Lambert quien viajó desde California para atender la Convención de Orlando. “Estaba pasando por un momento muy difícil en mi vida después de un divorcio y perder un trabajo. Yo creo que necesitaba ver la vida bajo una nueva perspectiva”. Lambert, quien caminó durante 81 días, asegura que el haber hecho El Camino cambió su vida y la experiencia la describe como un volver a nacer. “Fue difícil, doloroso incluso, pero lo volvería a hacer. Vale la pena” finalizó la peregrina que forma parte de esta organización a la que ellos llaman American Pilgrims of the Camino.

Existen diferentes rutas para peregrinar a Santiago y El Camino es tan solo un medio para llegar a la meta: la tumba del Apóstol Santiago.
El mito compostelano se remonta a los orígenes de la cristiandad y tiene que ver con la evangelización que realizó el Apóstol Santiago en tierras de lo que es hoy la región española de Galicia. La historia reza que la tumba de Santiago fue descubierta a principios del Siglo IX y las primeras peregrinaciones empezaron a tomar fuerza en la Edad Media cuando incluso los nobles enviaban a sus gentes y delincuentes de su feudo para obtener el Jubileo, o indulgencia plenaria.

El Camino se viste de fiesta durante las celebraciones del Xacobeo o Año Santo Compostelano, el más antiguo de los años que conmemora la Iglesia Católica. La festividad tiene lugar siempre que el día de Santiago Apóstol, el 25 de Julio, cae en domingo, circunstancia que se produce cada seis, once, seis y cinco años respectivamente.

Kathy Kennelly caminó 500 millas. “Yo tengo todavía arena de El Camino en mis zapatos y no quiero lavarlos.”, dice Kennelly. La peregrinación me mostró la fortaleza que tengo dentro de mi y me enseñó que debo vivir cada día como si fuera el último”.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |