Menu


Lección 9: Polifonía Moderna
Lección 9: Polifonía Moderna

Polifonía Clásica, del Siglo S. VI y compuesta con el estilo Palestriniano de la Polifonía contemporánea o Moderna


Por: Martín Jesús Pacheco Ochoa y Juan Pablo Pira Martínez | Fuente: Catholic.net



Polifonía "Moderna"
COMPOSITORES AFINES AL “MOTU PROPRIO”



El apelativo de “Moderna” es aquí aplicado para distinguir la Polifonía Clásica, la del Siglo S VI y compuesta con el estilo de Palestrina (Palestriniano) de la Polifonía contemporánea o Moderna (primer tercio del siglo XX en la que se escribe el Motu Proprio.

Aquí trataremos brevemente de la Obras de ese estilo. Empecemos con palabras de Mons. Valentino Miserachs Grau:

Entre los músicos que empezaron a trabajar en Italia según los criterios del “motu proprio” estaban Salvatore Meluzzi (maestro de la “Cappella Giulia” de San Pedro), el friulano Jacopo Tomadini, hasta llegar a Lorenzo Perosi, Ernesto Boezi, Augusto Moriconi, Licinio Refice (mi gran predecesor en la capilla de Santa María la Mayor, de cuya muerte, acaecida en 1954, se cumplieron los cincuenta años el mes de septiembre de 2004) y Raffaele Casimiri, a quien cabe el grande mérito de ser el restaurador de la polifonía clásica, con sus estudios, transcripciones y ejecuciones con sus “cantori romani” que, según confesión de ancianos colaboradores, arrancaban aplausos propios de un estadio de fútbol en los conciertos que daban por todo lo ancho del mundo. De la herencia de Casimiri, muerto en 1943, el mismo año en qué yo nacía, todavía estamos viviendo; la práctica polifónica que yo mismo enseño a nuestros alumnos de Roma es la que proviene de Casimiri, a través del magisterio personalísimo de Domenico Bartolucci.


Revisión del Órgano como instrumento y su repertorio litúrgico

También el órgano italiano fue objeto de revisión y de reconstrucción ideal, como instrumento y como repertorio. Los nombres de Costantino Remondini, Marco Enrico Bossi, Ulisse Matthey, con nuestro Mons. Raffaele Manari, son los más destacados. Digo nuestro, porque él fue el profesor de órgano de nuestro Instituto, y dos grandes nombres salieron de su escuela: Fernando Germani y Ferruccio Vignanelli, amén de otros muchos. Manari proyectó y estrenó el grande órgano Mascioni de cinco teclados de nuestra Sala Académica, que por cierto está siendo integralmente restaurado con la contribución de la “Generalitat de Catalunya”…


La importancia de los Congresos de Música Sagrada en la Reforma

Los congresos tuvieron una importancia extraordinaria, especialmente el “Congresso Cattolico di Venezia” del 1874, el de Milán de 1880, el de Soave (Verona) de 1889, y los que se celebraron después del “motu proprio”; entre ellos quisiera mencionar el de Barcelona de 1912, Tercer Congreso Nacional Español de Música Sacra, en el cual se puso de manifiesto hasta qué punto el “motu proprio” había sido acogido con fervor en toda España, y particularmente en Cataluña. En dicho congreso fueron protagonistas nuestros grandes maestros: Millet, con su “Orfeó Català” (por quien Mons. Casimiri, presente en el congreso, sentía una admiración ilimitada), Mn. Romeu, Nicolau, Gibert, etc. Los nombres destacados en todo el ámbito geográfico español son constelación: Otaño, Torres, Iruarrízaga, Goicoechea, Urtega, Beobide, Guridi, etc., etc Ya quisiera yo añadir todos los de México, pero me voy a limitar a un nombre ilustre entre todos, gloria también de nuestro Instituto: el Maestro Miguel Bernal Jiménez…


La acogida del Motu Proprio en las Escuelas de Música Sagrada

Tuvieron gran influjo los periódicos y, naturalmente, las escuelas. Ya antes de la fundación de la escuela de Roma, amén de la de Ratisbona, surge en París, en 1878, la famosa “Schola Cantorum” , precedida en 1817 por la “Institution royale de musique classique et réligieuse” ; en Bélgica, bajo el numen de Lemmens y de Gevaert, funcionaba en Malinas la escuela de música sacra. La “Associazione italiana di Santa Cecilia” (A.I.S.C.) nació en 1880. Ya en 1873 había surgido en Estados Unidos una asociación ´ceciliana´ y una Asociación de San Gregorio Magno se fundó en Holanda en 1876, y en 1884 nace una asociación ceciliana en Inglaterra.

Como podemos ver, el ambiente estaba bien caldeado. Efectivamente san Pío X, apenas elegido pontífice romano en 1903, teniendo entre sus primeras preocupaciones -tra le sollecitudini- el problema de la liturgia y de la música sacra, puede publicar solemnemente su capital documento convencido que, a pesar de las previsibles resistencias que iba a encontrar, de todas formas su voz no se perdería en el desierto.



La Obra de Perosi y de Refice

Como sucede en el devenir histórico, cada época o estilo musical tiene sus representantes máximos, y en el caso de la Polifonía Moderna, tal y como la definimos al principio de esta lección, encontró en Licinio Refice y Lorenzo Perosi, ambos italianos y Sacerdotes, a sus más importantes y celebrados expositores.

El primero realizó sus estudios en el Liceo Santa Cecilia, haciendo importantes estudios organísticos y de composición. Desde un principio su obra llamó la atención y fue considerado entre la “vanguardia” de la música sagrada, por el extraordinario tratamiento armónico y contrapuntístico de las mismas, a pesar de tematizarlas con giros de Canto Gregoriano. Desarrolló también actividades docentes como profesor de la Scuola Superiore de Musica (1910), antecedente directo del Pontificio Instituto de Música Sagrada de Roma y más adelante fue nombrado director de la Capilla Liberiana de Santa María la Mayor, en dicha capital. Fue autor de la ópera Sacra “Reppresentazione di Santa Cecilia” , los oratorios “Samaritana”, “Cananea” y “Trittico franciscano”, así como gran número de obras religiosas, entre ellas quince misas (las más importantes son: Missa Festiva, Missa de Pacem y Missa Choralis, San Eduardo Rey, de la Inmaculada Concepción), un gran Stabat Mater, etc.


  • Cecilia, representación sacra, fragmento, Licinio Refice

  • Samaritana, episodio evangélico, Licinio Refice (completo)

  • Ecce Sacerdos, motete, Licinio Refice

  • Gloria, Misa de San Eduardo, Licinio Refice (Video doméstico, audio de bajo nivel)

  • Kyrie, Misa Choralis, Licinio Refice (video doméstico, inestabilidad y corte prematuro)


    Lorenzo Perosi estudió en Milán y en Ratisbona, la máxima escuela de contrapunto de su tiempo. Fue director musical de la catedral de Venecia donde impulsa el rescate y cultivo de la Policoralidad al estilo de Giovani Gabrielli. Un buen ejemplo de sus esfuerzos es su celebrada Misa “Secunda Pontificalis” El punto máximo de su carrera tiene lugar entre 1898 y 1915, cuando fue nombrado director del coro de la capilla Sixtina. Ayudó a la renovación de la música religiosa al influir en la reglamentación de Pío X. Escribió gran variedad de motetes, salmos, misas y oratorios en un ciclo sobre la Vida de Cristo, siendo el más conocido “La resurrección de Cristo” en 1898, y el imponente Poema Sinfónico Coral “El Juicio Universal” de 1904. Sin duda su obra ayudó a difundir una referencia garantizada de cómo debía ser la Música litúrgica a partir del Motu Proprio “Tra le Sollecitudine”. Sus 40 Misas litúrgicas y sus Motetes son, hasta el día de hoy ejecutados en Escuelas de Música Sagrada y en Iglesias y Santuarios donde las condiciones lo permiten, como paradigma de Polifonía Moderna.

  • Ave Verum, L Perosi (Video doméstico: ruido e inestabilidad)

  • Tu es Petrus, L Perosi

  • Gloria, Misa Eucarística, L Perosi

  • Oratorio: La Resurrección de Cristo, COMPLETO, L Perosi

  • El Juicio Universal, fragmento Juicio de los Réprobos (Apartaos de mí malditos...) L Perosi

  • Liberame Domine, Misa de Requiem, Lorenzo Perosi

  • Kyrie, Misa Prima Pontificalis, L Perosi

  • Kyrie, Misa Secunda Pontificalis, L Perosi (Video doméstico)











  • Compartir en Google+




    Reportar anuncio inapropiado |