Menu


5ª Lección – Material adicional: El barroco musical en Iberoamérica y la música sacra
5ª Lección – Material adicional: El barroco musical en Iberoamérica y la música sacra

Música en Iberoamérica antes y después del Barroco


Por: Martín Jesús Pacheco Ochoa y Juan Pablo Pira Martínez | Fuente: Catholic.net



El barroco musical en Iberoamérica y la música sacra


ANTECEDENTES


a) La Conquista y Colonización de América, iniciada en 1492, es un proceso que tuvo importantes consecuencias. En lo político, significó la destrucción casi total de los sistemas de gobierno de los pueblos americanos. En lo demográfico, la presencia de nuevas enfermedades causó el despoblamiento de grandes regiones en América. La pérdida de población indígena y la llegada de nuevos habitantes europeos y africanos alteró profundamente el aspecto de los habitantes de estas tierras.

b) En lo religioso, el catolicismo se convirtió en la religión principal y las religiones americanas desaparecieron, se adaptaron mezclándose con el cristianismo o pasaron a la clandestinidad. Entre las religiones recién llegadas también se encontraban religiones africanas que influyeron y aún influyen en la espiritualidad y la cultura de algunos pueblos americanos.

c) En lo artístico, desaparecieron muchos de los objetos de arte de los pueblos originarios. En particular, la música fue borrada o alterada de tal forma que mucho de lo que sabemos o creemos saber sobre la música prehispánica se basa en conjeturas.

d) Por otro lado, la temprana fundación de ciudades en el Nuevo Mundo favoreció la difusión de la cultura europea. A manera de ejemplo, muchas instituciones de educación superior se establecieron en el primer siglo después de la conquista.

e) Como consecuencia de la fundación de ciudades, erección de diócesis y presencia de distintas órdenes religiosas, América participó de la cultura musical que existía en la Europa del renacimiento y dio aportes a la música de Europa. La música de los maestros europeos se cultivó en América y varios compositores americanos, tanto españoles, como criollos e indígenas, compusieron obras de gran valor en español, latín e idiomas americanos.


Ejemplos musicales anteriores al barroco:

Salve Regina. Una obra escrita por el extremeño Hernando Franco. Este compositor estuvo activo en las catedrales de México y Guatemala.
  • http://youtu.be/seIa9mQe6Gk

    Andrés do queda el ganado. Este villancico de Navidad fue compuesto por el portugués Gaspar Fernandes. La labor de Fernandes se desarrolló principalmente en las catedrales de Guatemala y Puebla.
  • http://youtu.be/vmQfWTspAkE

    Cuatro obras de Tomás Pascual. (Acorranaternum - Hoy nace la nueva estrella - Esta es Cena de Amor llena -Ytechnepa Sacramento). Esta pequeña colección muestra una pieza instrumental (poco comunes en el repertorio americano), dos villancicos en castellano y uno en náhuatl. Fueron compuestos por Tomás Pascual, maestro de capilla indígena que concluyó estas obras en 1585 en San Juan Ixcoy, Huehuetenango en Guatemala. Este compositor es el primer indígena que firmó sus obras musicales. Pascual produjo obras polifónicas en latín, español, náhuatl y un idioma maya de la familia del Q’anjob’al.
  • http://youtu.be/sJ8GWhsSaZE

    Dios ytlazonantzine. Originalmente atribuida a Hernando Franco. Hoy en día se supone que este motete fue escrito por un compositor indígena del valle de México hablante de náhuatl: Don Hernando Francisco.
  • http://youtu.be/mASufL38ZBQ

    Hanacpachap. Aunque publicada muy tardíamente para su estilo (1631) esta obra escrita por el franciscano Juan Pérez Bocanegra en Cuzco es un ejemplo sudamericano del uso de idiomas indígenas en la polifonía de los primeros tiempos de América Latina.
  • http://youtu.be/2hdmdNYRFx4


    PERIODO

    Para efectos prácticos, los años mencionados para el barroco en la lección 5 proporcionan una buena aproximación. Estas fechas, de 1600 a 1750, están definidas por dos eventos importantes: la década en la que aparecen las primeras óperas (1600) y la muerte de Johann Sebastian Bach (1750). Debe quedar claro que estas fechas no indican cambios abruptos y que, tanto en Europa como en América, existen obras con características barrocas fuera de estos rangos. Ahora bien, en América el barroco se prolongó más que en Europa y es posible encontrar villancicos con características barrocas como bajo continuo ya casi en el siglo XIX.


    UNA INJUSTICIA HISTORICA

    Hasta hace muy poco tiempo, los manuales de historia de la música reducían el barroco en España y Portugal a una nota a pie de página. El barroco latinoamericano simplemente no existía.

    En libros más completos se mencionaba la tendencia ibérica a ser conservadores en extremo y se sugería que la estética que había predominado en la música eclesiástica era la de la música polifónica del renacimiento. En muchas ocasiones, se achacaba esta tendencia a mantenerse estáticos a la importancia de la Iglesia Católica en España. Como logros se contaban la escuela española de construcción de órganos y su característica principal: la trompetería horizontal. Como contrapeso se aclaraba que la escuela española de organistas nunca superó a la alemana porque los órganos españoles no contaban con pedalera.

    Los compositores que se presentaban frecuentemente incluían Francisco Correa de Araujo, Jose Cabanilles, Joan Cererols y José de Torres. Se hacía una mención al villancico considerándolo una forma antigua que había perdurado en España. Si el manual trataba la notación musical afirmaría, incorrectamente, que España siguió utilizando la notación mensural blanca del polifónico.

    Al hablar de la ópera se mencionaba a los artistas italianos residentes en España, en particular el castrato Farinelli, y se daba la impresión que la producción local era mínima. Todas estas afirmaciones narraban alguna parte de la historia, pero distan mucho de contar toda la verdad.


    Ejemplos musicales:

    Segundo Tiento del Quarto Tono. Un tiento es una obra de carater rapsódico-virtuosítico de carácter preludiante que se usaba para reconocer el instrumento. Esta forma es similar a la tocata que se acostumbraba en otros países. Este tiento para órgano fue compuesto por Francisco Correa de Araujo.
  • http://youtu.be/n56OfTwDX94

    Diferencias de Folías. Otra obra española para tecla. Juan Bautista José Cabanilles.
  • http://youtu.be/bdCbY6PJRsk

    Salve Regina. Composición coral de Joan Cererols sobre una de las oraciones marianas más hermosas.
  • http://youtu.be/73uMgve5HXk


    UNA VISION MAS EQUILIBRADA

    Después de trabajos de investigación histórica en España, Portugal y América, hoy se sabe que la historia es mucho más compleja y fascinante que lo que sugeriría el panorama pintado anteriormente. Es de gran importancia el trabajo de musicólogos, músicos e historiadores entre los que destacan Stevenson, Ayestarán, Saldívar, Tello, Lemmon y Lehnhoff.

    Una primera observación es que el número de compositores de gran talento es mucho mayor de lo que sugerían las historias que se leían hasta hace unos treinta años. El barroco ibérico, lejos de ser una imitación del barroco italiano, tiene un caracter propio bien diferenciado del italiano y aceptó influencias de culturas no europeas que lo enriquecieron y lo hicieron innovador. España y sus colonias mantuvieron una creación musical abundante y de gran calidad. Al igual que Bach en la iglesia de Santo Tomás de Leipzig, los maestros de capilla latinoamericanos componían nuevas piezas en las fechas importantes del año litúrgico.

    Los comentarios sobre la supuesta tendencia a ser “extremadamente conservador” se fundamentaban en el uso del villancico. Esta forma, que se discutirá más adelante, no es arcaica sino española y su uso no indicaba una tendencia a quedarse en la estética del renacimiento. Más bien, el villancico era una forma poética en lengua vernácula que era admisible en la liturgia. Esta innovación permitía a los compositores desarrollar música en lenguas vernáculas que era usada adentro de la Iglesia.

    Finalmente, la supuesta conservación de la notación mensural blanca, era en realidad otra notación que difería de ésta casi tanto como nuestra notación moderna. Sin embargo, por hacer uso de algunas convenciones de la anterior, como el uso de perfecciones y coloraciones, llevó a suponer que era la misma. Esta confusión existía desde el siglo XVIII; incluso Händel utilizó la notación blanca en su única obra con texto en español, la cantata “No se enmendará jamás”, posiblemente para darle un color local.

    En cuanto a la ópera, España y sus colonias produjeron obras de teatro musical. Desde algunas que podrían ser antecesoras de zarzuelas hasta otras que se parecen más a las grandes óperas. Es importante resaltar que en América, específicamente en la ciudad de Lima, se compuso al menos una ópera barroca: “La Púrpura de la Rosa” de Tomás de Torrejón y Velasco.


    Una pequeña muestra del barroco musical ibérico y americano:

    Hoy sube arrebatada. Villancico para el día de la Asunción escrito por Manuel de Sumaya, maestro de capilla de la catedral de México.
  • http://youtu.be/6ttjt-fw3hw

    A este sol peregrino. Villancico para San Pedro compuesto por Tomás de Torrejón y Velasco, maestro de capilla en Cuzco y Lima.
  • http://youtu.be/ZMUqvi5MwX0

    Noble en Trinacria naciste. Un aria de la ópera “Celos aún del aire matan” con texto de Pedro Calderón de La Barca y música de Juan Hidalgo.
  • http://youtu.be/qViaJXycCLY

    Ausente del Alma Mía. Villancico para el día de la Ascención escrito por Rafael Antonio Castellanos, maestro de capilla de la Catedral de Guatemala.
  • http://youtu.be/vn_yTuEyB2E


    PRIMEROS APORTES DEL NUEVO MUNDO A LA MUSICA CULTA EUROPEA

    La música del nuevo continente, a pesar de provenir de un lugar remoto y exótico, influyó en la música europea antes que pasara un siglo del descubrimiento. El ambiente enriquecido por el contacto con las culturas americanas y africanas favoreció la introducción de nuevas formas en la música culta y popular que fueron prontamente aceptadas por el resto de países europeos. Dos de las formas más apreciadas del barroco eran de origen americano: la chacona y la zarabanda.

    La zarabanda, probablemente de origen centroamericano, se menciona por primera vez en un poema escrito en Panamá en el siglo XVI. Originalmente se le consideró un baile demasiado sensual y lascivo. Con el tiempo evolucionó a una danza lenta en compás ternario y se convirtió en una de las danzas obligatorias de la suite barroca. Esta danza fue cultivada en toda Europa.

    La chacona, también americana, se decía que había sido inventada por un español de apellido Chacón posiblemente en un lugar remoto de la Nueva España. Es una forma, similar a la passacaglia, de variaciones sobre un juego de acordes que se repiten. Al igual que la zarabanda, en una primera impresión fue considerada sensual y vulgar y al pasar el tiempo se convirtió en una forma lenta y digna en compás ternario.


    A manera de ilustrar esta influencia sobre el resto del mundo se presentan obras de compositores barrocos no españoles ni latinoamericanos que usaron estas formas:

    Chacone en Sol menor. Una obra para teclado de G. F. Händel.
  • http://youtu.be/QrehXMtIpH4

    Chiaconna in partite variate. Escrita por del famoso lautista Alessandro Piccinini.
  • http://youtu.be/_5TJtuY0GXs

    Sarabande de la suite I para cello. Una obra de gran hermosura escrita por J.S. Bach.
  • http://youtu.be/PvOo0cS8w10


    Los siguientes dos ejemplos del siglo XX se incluyen para evidenciar como estas formas siguen vigentes casi quinientos años después de su introducción.

    Sarabande. Esta es una versión no barroca. El autor, Leroy Anderson, es un compositor del siglo XX más famoso por sus obras populares para orquesta como el reloj sincopado, la máquina de escribir y otras nos muestra que
  • http://youtu.be/grC8OBi-c28

    Sarabande del concierto-suite para guitarra eléctrica y orquesta de Yngwie Malmsteem. La obra fue escrita por y para este virtuoso del heavy metal.
  • http://youtu.be/3viNxtphIpg


    PRINCIPALES DIFERENCIAS DE LA MUSICA BARROCA IBEROAMERICANA

    Existen varios puntos de contacto entre el barroco iberoamericano y el del resto del mundo occidental. Sin embargo, hay diferencias importantes en instrumentación y formas que le dan su carácter propio. El bajo continuo es una de las características principales del barroco. Consiste en una improvisación realizada utilizando la parte del bajo y unos números que se escribían abajo para indicar acordes e inversiones. Acompaña a los demás instrumentos y, por ser improvisado, es una parte que nunca se interpreta igual.

    Una de las diferencias más marcadas entre Iberoamérica y el resto de occidente es la forma de realizar el continuo. En Europa se utilizó principalmente instrumentos de tecla como el harpsicordio, el órgano y el clavicordio. Además se prefirieron interpretaciones que además de marcar los acordes tuvieran melodías propias. Por el contrario, en nuestras tierras se acostumbró el uso del arpa y la guitarra.

    Mientras en Europa era frecuente que se escribieran obras instrumentales en forma de suites, estas son bastante escasas en Iberoamérica. Si bien se usan texturas imitativas, no debemos esforzarnos mucho en encontrar fugas en el hemisferio occidental. Aunque existen ejemplos españoles y portugueses, al momento no se conoce de obras con esta forma escritas en América.


    FORMAS PRINCIPALES EN IBEROAMERICA. EL VILLANCICO

    Existen fuentes que muestran que en América se compusieron obras instrumentales para guitarra, bandurria, violín y teclado. Sin embargo, las formas no eran las del barroco europeo sino más bien las del español: marizápalos, canarios y algunas con origen africano como los cumbees y paracumbees, relacionados con la cumbia.

    Entre las formas vocales, se puso especial esmero en el ordinario de la Misa. Existen Misas de estilo barroco escritas por los maestros más sobresalientes de Iberoamérica.

    El villancico era la forma más frecuente en lengua vernácula. Por su tremenda popularidad, que se mantuvo por más de cuatro siglos, merece una mención especial. Esta forma típicamente española existió desde la edad media y consiste en un estribillo que inicia la pieza y coplas que se intercalan. En el barroco adquirió una introducción.

    Su relación con la música eclesiástica se dio a partir del siglo XVI cuando las autoridades religiosas en España permitieron que se entonaran canciones de estilo popular, o villanas, en vez de los responsorios en latín en el servicio de maitines. Posteriormente, se permitieron en las Misas de la mañana en las fiestas más importantes. Con el tiempo, por ser del agrado del pueblo, el nombre se empezó a decir en diminutivo y se habló de villanescas o villancicos; en los países de habla portuguesa se les llamó villancetes. Este exitoso experimento que duró varios siglos puede servir de ejemplo de como adaptar la música popular al ambiente de la Iglesia.

    Se escribían villancicos para todas las fiestas importantes: existen villancicos del día de la Asunción, de la Ascensión, de las fiestas de los santos y santas con más devotos como Santa Rosa de Lima, pero los más gustados por el pueblo eran los de Navidad. Con el tiempo, el significado se especializó y la palabra se refirió específicamente a los villancicos de Navidad. Posteriormente se aplicó este nombre a cualquier canción de Navidad aunque no perteneciera al género 1.

    Los villancicos barrocos se concebían con un doble propósito: la instrucción y la recreación. A manera de ejemplo puede mencionarse la explicación teológica muy esmerada de la diferencia entre la Asunción y la Ascensión en el villancico “Hoy sube arrebatada”. En los villancicos como “Ausente del Alma” se presenta a la Iglesia como la esposa de Cristo que siente tristeza por la partida al cielo de su amado. En los villancicos de Navidad se enfatizaba la importancia de la llegada de Cristo para la salvación de toda la humanidad.

    Para poder divertir al pueblo, se aprovechaban recursos como diálogos en los que se burlaban de los estereotipos que se tenían acerca de las profesiones o se imitaban acentos de personajes populares. De esta forma aparecieron villancicos llamados de filósofos, de niños de escuela y de certamen. Para efectos cómicos, se acostumbraba burlarse de extranjeros o bien de otros grupos sociales que tuvieran acentos diferentes como indígenas y negros. Esto dio origen a otros tipos de villancico: guineo y de indios. Este último trabajado principalmente en Guatemala.


    Ejemplos de obras no sacras

    Cumbees de Santiago de Murcia. Originalmente se pensó que este autor había vivido por lo menos parte de su vida en México, hoy en día se duda de esta afirmación.
  • http://youtu.be/2WhDArJZn6s

    El Guapo. Esta es una interpretación muy interesante. Una de las obras de Santiago de Murcia, un villano para guitarra sola, tiene una línea melódica casi idéntica a la de un son veracruzano actual. El grupo L´Arpeggiata decidió combinar ambas obras en un puente entre el siglo XVIII y nuestros días.
  • http://youtu.be/EcKYFx7qOI8

    Baile Inglés. Esta miniatura pertenece a una colección de piezas para guitarra barroca de Guatemala del siglo XVIII.
  • http://youtu.be/UP07GNBQYD8


    Algunos ejemplos de las partes de la Misa

    Et Resurrexit del Credo de Ignacio Parreras Neves de Brasil.
  • http://youtu.be/Jeg0k8sYhPk

    Kyrie de la Missa Ego Flos Campi del mexicano Juan Gutiérrez de Padilla.
  • http://youtu.be/5PEyDEnbV5Q

    Kyrie y Gloria de la Missa San Ignacio de Domenico Zipoli, un maestro italiano que vivió en América del Sur.
  • http://youtu.be/DOUk0vHoAKc


    Ejemplos de villancicos

    Negros de Guaranganá es Villancico de Negros o Guineo de Rafael Antonio Castellanos, maestro de capilla de Guatemala. En el acompañamiento se utilizan figuraciones similares a las de los sones que se siguen interpretando en marimba en Guatemala.
  • http://youtu.be/4xMLFCrEwno

    Gitanillas vienen. Otro villancico de Castellanos en el que se mencionan a los gitanos como personajes populares que se acercan al portal de Belén.
  • http://youtu.be/Pa9Yxz8p8fo

    Cachua al nacimiento. Este ejemplo anónimo sudamericano incluye un ritmo popular de origen indígena: la cachua.
  • http://youtu.be/B3Hk9KM1FmI

    Serenísima una noche. La segunda parte de este villancico de Navidad del mexicano Fray Gerónimo Gutiérrez incluye un ritmo popular de su tiempo: el canario. Las indicaciones en la partitura exigen acompañamiento con guitarra.
  • http://youtu.be/d-iVowP9fIA

    Convidando está la noche / ay que me abraso. Este villancico navideño del maestro de capilla de Puebla Juan García de Céspedes incluye una parte en ritmo de guaracha.
  • http://youtu.be/sLMAAME_kJw

    Sonoro Clarín. Este texto de Sor Juana Inés de La Cruz fue puesto en música en varias ocasiones. Dos de las versiones más interesantes son las de Andrés de las Navas y la que se incluye aquí de Manuel de Mesa maestro de capilla de Chiquisaca.
  • http://youtu.be/_eFyBM00HLk


    REFLEXION FINAL

    A diferencia de lo que normalmente se hubiera creído hace un siglo, Latinoamérica, Portugal y España produjeron música sacra de excelente calidad. El experimento de incluir música popular en la liturgia rindió buenos frutos como puede observarse. Varios siglos antes del Concilio Vaticano II, nuestros antepasados participaron de este tipo de celebraciones en las que se explicaron los misterios de la Fe en un lenguaje, tanto hablado como musical, accesible al pueblo.

    Estos maestros del pasado nos dan un excelente ejemplo de inclusión de la música propia de las culturas locales sin perder la solemnidad y profundidad propia de la liturgia. La inclusión de instrumentos del pueblo, como la guitarra, no es una cosa de la década de 1960; ya se había ensayado desde hace mucho tiempo. Es más, existen obras que requieren y tienen partes escritas para instrumentos como el tun (nombre que se le da al teponaztli en las lenguas mayas) y la flauta de caña indígenas al lado de una orquesta de cámara como la que se hubiera encontrado en Europa.

    Lejos de ser un tema concluido, en los últimos cincuenta años se han explorado los repertorios de varias catedrales latinoamericanas pero aún no se ha dado a conocer más que una fracción de la música que se encuentra en ellas. El trabajo de transcripción y edición es suficiente para tener ocupadas a varias generaciones de investigadores y músicos litúrgicos. Si bien el número de archivos y repertorios descubiertos ha crecido grandemente, es posible que muchos archivos parroquiales sigan resguardando obras maestras que aun no han sido descubiertas.



    Notas:

    1 Para aumentar la confusión, erróneamente se tradujo la palabra inglesa “carol”, que denota una forma distinta más parecida a los Noël franceses y a las canciones de aguinaldo sudamericanas, por villancico y se aceptó con este nombre a canciones como Blanca Navidad, It came upon a midnight clear, Good King Wenceslas y a muchas otras canciones inglesas conocidas. La extensión del significado a cualquier canción que se acostumbre en el mes de diciembre ha llevado a que frecuentemente se nombre como villancicos a cosas tan alejadas de la forma original como Rodolfo el Reno, Santa Claus llegó al pueblo, Frosty el muñeco de nieve y Viaje en trineo que tienen una relación muy distante con la celebración de Navidad.






  • Compartir en Google+




    Reportar anuncio inapropiado |