Menu


La reliquia del brazo de San Francisco Javier
La reliquia, llegada de Roma entre fuertes medidas de seguridad, fue trasladada a Javier donde quedará expuesta al público hasta el 20 de abril


Por: Gabriel Imbuluzqueta | Fuente: diariodenavarra.es



Más de 3.000 personas participaron ayer, 3 de marzo de 2006, en la catedral de Pamplona en la recepción de la reliquia del brazo derecho de San Francisco Javier y en la veneración del mismo. La reliquia, llegada de Roma entre fuertes medidas de seguridad, fue trasladada anoche a Javier donde quedará expuesta al público hasta el 20 de abril.

Minutos antes de las seis de la tarde, con todos los bancos de la catedral ya totalmente ocupados, los repiques de las campanas de la catedral y de alguna parroquia cercana anunciaron la llegada de la reliquia del brazo de San Francisco Javier.

Ésta fue recibida por el arzobispo junto a la puerta de salida al claustro y de allí fue trasladada procesionalmente a lo largo de las naves laterales del templo hasta llegar al presbiterio donde fue colocada sobre una mesa delante del altar y muy cerca del relicario de plata, del siglo XVIII, del santo navarro, colocado en el lugar para presidir todo el Año Javeriano.

En el primer banco de la nave central se situaron los consejeros del Gobierno Javier Caballero, Álvaro Miranda y José Ignacio Palacios, la alcaldesa de la ciudad Yolanda Barcina y los concejales Eradio Ezpeleta e Ignacio Pérez Cabañas, así como el jefe de la Policía Foral Alfonso Martínez.

Además de las más de mil personas que ocupaban todos los bancos, unos centenares más permanecieron de pie en las naves laterales, especialmente junto al presbiterio, y en la parte trasera del templo. A medida que pasaba el tiempo nuevas personas, hasta superar el millar, fueron llegando al templo y, posteriormente, durante la veneración, fueron asimismo numerosas las personas que fueron entrando a la catedral.

Tras una introducción a cargo del deán Luis Oroz, el arzobispo Fernando Sebastián pronunció una oración, después de la cual se dio lectura a unos párrafos de una de las cartas de San Francisco Javier a San Ignacio de Loyola y a la primera intervención de la Capilla de Música dirigida por Aurelio Sagaseta.

La lectura de un pasaje del Evangelio dio paso a una alocución del arzobispo, quien resaltó la importancia de recibir la reliquia del santo patrón de Navarra que es, dijo, «un ejemplo de vida, una gloria de la Iglesia». Señaló que la reliquia «nos acerca a la realidad histórica» de aquel hombre que «se entregó a Dios con una fidelidad que sobrecoge». Por ello, prosiguió, «nos sentimos honrados, conmovidos y exhortados a dar gloria a Dios, a darle gracias por el don de la fe, a vivir nuestra fe en este mundo tentado de paganismo». Pidió que el ejemplo y la intercesión del santo navarro «fortaleza nuestra fe y nos anime a ser cristianos misioneros, testigos de la verdad de Dios».

Por último, la reliquia fue puesta a la veneración de los fieles durante casi dos horas.

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |