Menu


¡Perdónales! Porque no saben lo que hacen
Cristo crucificado sigue expuesto ante ti, hasta el último día de tu vida, para que puedas decirle: Acuerdate de mi...


Por: P. Mariano de Blas LC | Fuente: Catholic.net




Cae la tarde sobre el Monte Calvario. Tres cruces se levantan de la tierra sosteniendo tres cuerpos. Dos de ellos vivos y el tercero muerto. Se desplomaría al suelo si no estuviera asido con clavos en las manos y en los pies. Ya no habla, ya no respira; está inmóvil, muerto. En lo alto de la Cruz puede leerse: "JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS".

Más de lo que se ha hecho contra ese hombre no se puede hacer, aunque lo intentaran.
Le han coronado de espinas, le han escupido la cara, golpeado su rostro, le han flagelado, clavado en unos maderos, le han llamado embaucador, mentiroso, borracho y amante de la buena mesa. Le han llamado blasfemo y usurpador. Se han reído, le han ido machacando todo su cuerpo y toda su alma hasta convertirlo en un gusano, ante el cual uno se cubre el rostro, porque no se le puede mirar.

Ese hombre nada posee, ha muerto sin nada. Sus vestidos los sortean los soldados, hasta la túnica y sus sandalias son de éllos. No tiene sepulcro dónde reposar y un amigo le prestará el suyo. Él no tiene nada.

¡Ah, sí! Tiene una Madre ahí cerca de la Cruz, por cierto que es la mujer más maravillosa que ha pasado por este mundo, pero desde ahora ya no será solamente suya, porque nos ha dicho a cada uno de nosotros: "Ahí tienes a tu Madre". A Ella le ha dicho: "Ahí tienes a tus hijos"; no te asustes de cómo son, los tienes que amar y cuidar como si fuera Yo mismo.

Es impresionante ver con qué autenticidad esta Madre se ha preocupado por todos sus hijos. Aquella Madre del calvario tiene también ese nombre tan cercano, tan nuestro de "Santa María de Guadalupe".

Aquella tarde de Viernes Santo estaba en la colina del Calvario, después vendrá a visitarnos a otra colina, la del Tepeyac. A decirnos que sí, que había aceptado ser nuestra Madre.

Antes de morir, Jesús ha tenido buen cuidado de decir a su Padre: ¡Perdónales, porque no saben lo que hacen! Esta ha sido y sigue siendo su respuesta al odio más negro que se haya visto en esta tierra en contra de alguien. ¡Perdónales, no saben lo que hacen...

Perdónanos a todos, a Pilatos, a Pedro, a ti y a mí.

Todos los caminos de los hombres pasan delante del Calvario. Tarde o temprano nuestros pasos se detendrán ante ese Hombre Dios caído, derrotado, humillado y muerto.

Eres libre de hacer lo que quieras con Él en este momento. Piensa, sin embargo, que esos ojos muertos hoy, un día te miraran otra vez, y esa boca que hoy ya no habla, hablará en tu favor o en tu contra.

Cristo estuvo colgado tres horas en la Cruz para que todos los presente pudieran pensar las cosas, y tomar su decisión; y algunos, aunque al final, reaccionaron.

Unos que le habían gritado y se habían reído y burlado, regresaron golpeándose el pecho. El centurión a su modo, rezó así: "Este era el Hijo de Dios".

Uno de los ladrones se arrepintió totalmente y le pidió: "Acuérdate de mí cuando estés en tu Reino", y tuvo tiempo de oír estas palabras de Jesús: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso".

Cristo crucificado sigue expuesto ante ti, a los ojos de tu cara y de tu fe, hasta el último día de tu vida; para que alguna vez, aunque sea ya tarde, puedas decirle también: ‘¡Acuérdate de mi!’. Pero que sea antes de cerrar los ojos definitivamente a este mundo.







Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |