Menu


Curación de un paralítico
Milagros de Jesús

Lucas 5, 17-26. Milagros de Jesús. Cristo hizo el milagro porque se encontró con la fe del hombre.


Por: Ignacio Sarre | Fuente: Catholic.net




Del santo Evangelio según san Lucas 5, 17-26

Sucedió que un día estaba Jesús enseñando y estaban sentados algunos fariseos y doctores de la ley que habían venido de todos los pueblos de Galilea y Judea, y de Jerusalén. El poder del Señor le hacía obrar curaciones. En esto, unos hombres trajeron en una camilla a un paralítico y trataban de introducirle, para ponerle delante de él. Pero no encontrando por dónde meterle, a causa de la multitud, subieron al terrado, le bajaron con la camilla a través de las tejas, y le pusieron en medio, delante de Jesús. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo: Hombre, tus pecados te quedan perdonados.
Los escribas y fariseos empezaron a pensar: ¿Quién es éste, que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?
Conociendo Jesús sus pensamientos, les dijo: ¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: "Tus pecados te quedan perdonados", o decir: "Levántate y anda"? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados, dijo al paralítico: "A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa". Y al instante, levantándose delante de ellos, tomó la camilla en que yacía y se fue a su casa, glorificando a Dios.
El asombro se apoderó de todos, y glorificaban a Dios. Y llenos de temor, decían: Hoy hemos visto cosas increíbles.



Reflexión:


Desde hace miles de años al hombre le han atraído las cosas “increíbles”. No entendamos el término literalmente, como algo que no puede ser creído. Más bien, como algo que sobresale de lo normal, con un sentido positivo. Un espectáculo increíble, un discurso, un lugar, una emoción... Nos gusta.

“Hoy hemos visto cosas increíbles”. Eso dijeron quienes vieron el milagro de Jesús. Se fueron admirados por lo que presenciaron. Así somos: capaces de maravillarnos ante ciertas situaciones, “fuera de lo normal”.

Lo más curioso es que Cristo también vivió la experiencia de “lo increíble” aquel día. Y aún antes que la multitud. Cristo hizo el milagro porque se encontró con la fe de ese hombre. Una fe muy especial. Y ya no pudo resistir. Cuando Dios ve en nosotros ese pequeño esfuerzo extra (por creer, por amar, por ser coherentes...) nos permite ver cosas sorprendentes.

No tiene que tratarse de señales celestes y apariciones extraordinarias. Nuestros ojos con capaces de detectar en la vida diaria los milagros de Dios, las maravillas de los hombres que creen en El.




 





Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |