Menu



¿Tengo un corazón cansado o un corazón inquieto?

¿Tengo un corazón cansado o un corazón inquieto?
Pedir a Dios la gracia de un corazón que sepa amar y que no nos deje desviarnos en busca de tesoros inútiles.


Por: SS Francisco | Fuente: Catholic.net



Fragmento de la homilía durante la Misa del Papa Francisco el viernes 21 junio en la Casa de Santa Marta

[...]

Buscar el único tesoro que se puede llevar consigo en la vida después de la vida es la razón de ser de un cristiano.

Es lo que Jesús explica a los discípulos, en el pasaje del Evangelio, tomado de Mateo: donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón.

El problema se encuentra en el no confundir las riquezas: Hay "tesoros peligrosos" que seducen pero que debemos dejar, son aquellos acumulados durante la vida y que la muerte hace inútiles. Jamás vi un camión de mudanzas detrás de un cortejo fúnebre, jamás.

Pero también existe un tesoro que podemos llevar con nosotros, un tesoro que nadie puede robar, que no es "aquello que has acumulado para ti", sino "aquello que has dado a los demás"
Aquel tesoro que hemos dado a los demás, ese tesoro lo llevamos. Y ese será "nuestro mérito" – entre comillas, ¡pero es nuestro "merito" de Jesucristo en nosotros! y aquello tenemos que llevarlo. Es aquello que el Señor nos deja portar: el amor, la caridad, el servicio, la paciencia, la bondad, la ternura, esos son tesoros bellísimos: aquellos que llevamos. No los otros.

Por lo tanto, como dice el Evangelio, el tesoro que vale a los ojos de Dios es aquel que ya desde la tierra se ha acumulado en el cielo.

Pero Jesús, da un paso más: ata el tesoro al "corazón", crea una "relación" entre ambos términos, porque el nuestro "es un corazón inquieto", que el Señor ha hecho así para buscarlo.

El Señor nos ha hecho inquietos para buscarlo, para encontrarlo, para crecer. Porque si nuestro tesoro es un tesoro que no está cerca del Señor, que no es del Señor, nuestro corazón se vuelve inquieto por cosas que no valen, por estos tesoros... Tanta gente, también nosotros, somos inquietos... por tener esto, por conseguir aquello... al final nuestros corazón se cansa, no se conforma jamás, se vuelve flojo, se vuelve un corazón sin amor. El cansancio del corazón.

Pensemos en esto. ¿Qué cosa tengo? Un corazón cansado, que sólo quiere acomodarse, con tres, cuatro cosas, una abundante cuenta bancaria, esto, o esto otro.
O un corazón inquieto, que cada vez más busca las cosas que no puede tener, las cosas del Señor.

Siempre es necesaria esta inquietud del corazón.

[...]

Pidamos la gracia de un "corazón nuevo", un "corazón de carne"

Que el Señor vuelva humanos todos estos pedazos de corazón que son de piedra, con aquella inquietud, con aquella ansia buena de ir adelante, buscándolo y dejándose buscar por Él. ¡Que el Señor nos cambie el corazón! Y así nos salvará. Nos salvará de los tesoros que no pueden ayudarnos a lograr el encuentro con Él, en el servicio a los demás, y también nos dará la luz para conocer y juzgar según el verdadero tesoro: su verdad. Que el Señor nos cambie el corazón para buscar el verdadero tesoro y así convertirnos en personas luminosas y no en personas de las tinieblas.

















Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |