Menu


Preguntas Fundamentales en el Caso de Marlise Muñoz
Testimonio de eutanasia.


Por: Christian Brugger | Fuente: Catholic.net



Aparentemente Marlise Muñoz tiene “muerte cerebral”; su cuerpo mantenido artificialmente de por vida continuó gestando a su bebé, hasta que decidieron desconectarla. He aquí dos de mis pensamientos.

1.-Existen preguntas acerca del nombre de muerte cerebral, es decir, si los criterios neurológicos son adecuados para determinar la muerte de un ser humano; tengo mis dudas de que lo sean.

2- A la luz de esas dudas, y asumiendo que la Sra. Muñoz ha sido diagnosticada correctamente con “muerte cerebral”, enfrentamos dos posibilidades: una u otra
a) La Sra. Muñoz está viva todavía (aunque en gran medida deshabilitada); y ella está gestando su bebé con la ayuda de su cuerpo mantenido artificialmente.
b) Ella murió y su cuerpo está siendo usado como una clase de incubadora para alimentar al bebé hasta que pueda vivir afuera.

3.-En el primero caso tenemos dos pacientes (la mamá y el bebé), éticamente ambos merecen atención médica apropiada; por lo tanto la pregunta de quitar el mantenimiento artificial del cuerpo tiene que estar evaluada para ambos, independientemente; Exactamente el mantenimiento artificial del cuerpo se quita cuando es improductivo o excesivamente gravoso para el paciente. Así que preguntamos: Uno o ambos para la madre? Si ella fuera un solo paciente, y fuera improductivo o excesivamente gravoso, pudiéramos justificar en quitarle a ella el mantenimiento artificial de su cuerpo; pero ella no es un paciente aislado; debemos considerar si el mantenimiento artificial del cuerpo es improductivo o excesivamente gravoso para el bebé-el otro paciente; si no es improductivo o gravoso para el bebé, pero sí es para la madre, preguntamos: ¿Estaríamos justificados en quitar al bebé del mantenimiento artificial de por vida-que es lo que estaríamos haciendo si quitamos a la mamá-en el caso de que la mamá no quiera permanecer viva de esta forma?

Yo diría enérgicamente, NO. Mami tiene la obligación de cuidar a su bebé, lo que me parece, casi siempre implicaría el mantenimiento artificial de por vida aun cuando fuera en vano para ella si hacerlo salvaría la vida del bebé.

4.-En el último caso, ya no hay más Sra. Muñoz, solo sus restos quedan, tenemos una parte que merece atención apropiada, el bebé. La madre se ha ido y su “derecho a escoger”, de la forma que haya sido interpretada, ya no existe; ella tuvo un derecho, por supuesto, señalar como quería que sus restos mortales fueran tratados; pero esa decisión no le daría el derecho a la vida de otra persona. Si la vida del bebé puede ser salvada, y se puede hacer sin graves consecuencias para la familia o la comunidad, entonces la familia de la Sra. Muñoz, doctores, y la comunidad como un todo tienen el deber de proporcionar lo que se necesita para salvar la vida del bebé.

Traducción: Mely Hernández





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |