Menu


Nacimiento del ser humano No. 6,666,666,666
Celebrar el nacimiento del ser humano No. 6,666,666,666 mientras haya todavía bebés naciendo


Por: Colin Mason | Fuente: Population Research Institute



Según la Oficina de Censos de los Estados Unidos, el habitante 6,666,666,666 en el mundo nació el 10 de mayo. Aunque la ocasión sirvió para insistir en el usual clamor por aumentar las políticas de control de la natalidad, a fin de evitar un inminente desastre demográfico, Population Research Institute cortés y radicalmente difiere. Nos parece más bien una ocasión propicia para celebrar la llegada de un miembro más a nuestra comunidad, un invitado más a la aventura de la existencia humana.

Es cierto que no todos están contentos ni les embarga un espíritu de bienvenida. Para la página web www.Overpopulation.net, lo único que esta cifra nos demuestra es que habríamos “sobrepasado nuestra sostenibilidad” y que la crisis poblacional que ahora estamos experimentando, de hecho, se debe a la falta de “educación” de los seres humanos. Son los humanos quienes serían responsables de la extinción de las especies, porque ellos “tienen que reconocer, y no lo han hecho aún, el hecho alarmante de que en los últimos 16 años, hemos sobrepasado la sostenibilidad de los limites alimentarios que la tierra puede producir con relación a su población.”

El Club Sierra también ha manifestado sus intenciones de redoblar la promoción del control de población.  “Si nosotros queremos alcanzar un futuro sostenible” dice uno de sus medios informativos, Global Population and Enviroment, “identificar las raíces que causan la degradación ambiental –tales como el sobre-consumo de los recursos naturales, pobreza y crecimiento poblacional – es de suma importancia.”

Por el contrario, Population Research Institute reitera una vez más que el miedo al aniquilamiento en manos de un crecimiento imparable de población, es un cuento pseudo-científico y desfasado, que además se basa en una ideología racista, eugenésica, con una gran dosis de incompetencia matemática e ignorancia demográfica.  Hombres como Thomas Malthus y Paul Ehrlich han sido refutados hace ya mucho tiempo.  El nacimiento en el mundo de la persona 6,666,666,666, debería ser ponderado como un periodo en que la población mundial está todavía, y felizmente, aumentando.

“Mas de seis billones de algo es un número complicado, y no sólo por el reto numérico” dice Steven Mosher, presidente del PRI, en su última publicación,  Control de población-Costos Reales, Beneficios Ilusorios.  “Poca gente tiene la claridad mental para comprender lo que este número realmente representa: Una gran victoria sobre la muerte prematura. Es el resultado de muchísimas batallas ganadas gracias al avance en la salud y  nutrición que han producido una mayor expectativa de vida”.

Sin embargo, esta victoria sigue siendo ignorada por aquellos que se quejan por el nacimiento de nuevos niños. “¿Cuál sería la razón para no celebrar esto?”, pregunta Mosher. Los seres humanos ya no estamos “muriendo como moscas”.  Y los datos demográficos no respaldarían a nadie que sostenga que nos estemos reproduciendo como conejos. Contrario a los reclamos del movimiento del control natal, los números demuestran que “la población mundial nunca se duplicará otra vez.  De hecho,… la humanidad ha cerrado actualmente las posibilidades para llegar a ese apogeo”

A pesar que las Naciones Unidas es la principal organización que promueve medidas radicales de control poblacional, son sus propios números los que demuestran que el crecimiento poblacional en el mundo está llegando a un pico y luego caerá rápidamente.  Como una flecha disparada al aire, la población mundial pronto se elevará y a partir de allí se desplomará a una velocidad muy rápida.  Muchos países ya han caído por debajo de la tasa de fertilidad que permite la reposición poblacional, pero muchos más los seguirán.

En resumen, Population Research Institute sostiene que deberíamos celebrar los nacimientos de nuevos bebés mientras haya todavía bebés naciendo.  PRI celebra el nacimiento de este bebé milenario, y alienta a la gente y a los gobernantes a mirar a los seres humanos como fuentes de posibilidades infinitas, dignos de ser apreciados y no tratarlos como lastres para ser destruidos.

Preguntas o comentarios al autor
 



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |