Menu



La Cumbre de la Mujer en la ONU: escaso avance para las pretensiones contra la familia y la vida
Se llevó á cabo en la Sede de la ONU en Nueva York la sesión número 58 de la Comisión sobre el Status de la Mujer, cuyo objeto es la revisión de los avances en la implementación de la Plataforma de Beijing y en la consecución de los objetivos del Milenio


Por: María Inés Franck | Fuente: observatoriointernacional.com



Del 10 al 21 de marzo de este año se llevó á cabo en la Sede de la ONU en Nueva York la sesión número 58 de la Comisión sobre el Status de la Mujer, cuyo objeto es la revisión de los avances en la implementación de la Plataforma de Beijing y en la consecución de los objetivos del Milenio en cuanto concierne a las mujeres y las niñas.

Los temas tratados.

Tradicionalmente en este foro se debaten cuestiones ligadas a la llamada “salud reproductiva”, el aborto, la mortalidad materna, el cuidado de la salud, la discriminación hacia la mujer en todos los ámbitos, la educación sexual de niñas y adolescentes, y temas conexos. Otro punto de discusión suele ser la introducción del concepto de “derechos sexuales y reproductivos”, término que aún no logra aceptación en el foro de la ONU, principalmente por oposición de países árabes.

Los últimos encuentros habían presenciado un largo y fuerte debate sobre la temática de la mortalidad materna y su relación con el “aborto inseguro”, eufemismo con el que se pretendía presionar a los Estados para que derriben las trabas que aún subsisten en muchos respecto a la legalización del aborto.

De esa manera, se arguye en estas reuniones, el aborto será siempre “seguro” y disminuirán las muertes maternas por aborto. Sin embargo, estos encuentros generalmente ocultan el hecho de que la mortalidad materna en el mundo no se da principalmente por las complicaciones del aborto provocado, sino que son varias otras las causas que en primer lugar ponen en riesgo la vida de las madres. Esas causas no se abordan, sino que la presión se dirige ideologizadamente a la legalización del aborto. La implementación de las Metas del Milenio.

En esta ocasión, como se acostumbra, luego de la cumbre la Comisión emitió varios documentos. Uno de ellos se tituló “Desafíos y logros en la
implementación de las Metas del Milenio para las mujeres y las Niñas”. El miso fue aprobado por consenso. Los puntos en discusión fueron los mismos de siempre, así como los partidarios de incluir los temas conflictivos sin ningún límite, y los partidarios de frenar este avance.

Entre los logros a favor de la persona, la familia y la vida podemos mencionar los siguientes:

1. No se introdujo en el documento el lenguaje de los “derechos sexuales”, la “orientación sexual” ni la “identidad de género”, como se pretendía en un principio

2. El documento no incluyó la mención a las “distintas formas de familia”, sino a la familia en general. Es importante este logro, porque la mención a las “distintas formas de familia” entraña la aceptación de la desintegración familiar en todo sentido

3. Las referencias a la familia que hay en el texto final fueron todas positivas

4. La referencias al aborto “seguro” se realizaron con la salvedad de la soberanía de cada Estado, aclarando que los servicios de “aborto seguro” se facilitarían sólo “donde estuviera permitido por las leyes nacionales” (parágrafo 23). Sabemos que no es un punto ganado aún, pero al menos todavía no se ha avanzado sobre las soberanías de los Estados que han decidido prohibir esta práctica.

5. Con respecto a la educación sexual, el logro consistió en la referencia a la integralidad de esta educación, y a la necesaria a la guía de los padres en estas materias (parágrafo 42, x: “with the appropriate direction and guidance from parents and legal guardians”).

Falta de consenso en la Resolución sobre Mujeres, Niñas y HIV/AIDs.

Otra Resolución que tomó la Comisión sobre el Status de la Mujer fue la referida a “Mujeres y Niñas y HIV/AIDs”. Aquí el procedimiento fue diferente.

Contrariamente a la resolución principal sobre los logros en cuanto a las Metas del Milenio, algunos países pudieron introducir oralmente y a último momento ciertos cambios al vocabulario acordado previamente, de modo de eliminar la referencia a la integralidad de la educación sexual, e introducir un vocabulario más ambiguo si cabe.

Este procedimiento de introducir reformas en la última sesión oral, con el documento final prácticamente acordado, es habitual en sesiones polémicas. Aunque las reformas así promovidas entren a veces a formar parte del texto final, existe un riesgo: que la indignación de los representantes de algunos Estados sea suficiente como para quitar el consenso al documento (recordemos es el consenso de todos los Estados el que otorga peso al documento en cuestión).

Si un Estado se opone, entonces es necesario ir a votación, porque no hay consenso. Esto fue lo que pasó aquí: estas últimas modificaciones, introducidas por los Países Bajos (en alianza con México, Perú, Argentina, Costa Rica, Noruega, Australia, Islandia y Paraguay) provocaron la negativa de los países africanos junto con otros como Rusia y China, y también la retirada de Malawi como país patrocinador de esta Resolución. Finalmente, la misma se adoptó por votación (no por consenso) y sin Estado patrocinador.

La Cumbre de CSW58 junto con la de la Población y Desarrollo que también acaba de concluir, constituyen dos foros internacionales que, si bien no concluyen medidas que obliguen a los Estados, asumen una gran presión moral sobre los gobiernos y suelen traducirse con el tiempo en medidas legislativas y jurisprudenciales en todos los Estados.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |