Menu


San Roque y su perro
San Roque y su perro

Al darse cuenta de que había contraído la enfermedad, se retiró a un bosque donde fue atendido por un ángel y por un perro


Por: Varios | Fuente: www.funjdiaz.net - sanroque.es



Uno de los santos más venerados y con historia menos comprobada, San Roque, fue durante siglos el protector de gentes y ciudades contra la peste. La hagiografía al uso cuenta que, habiendo nacido en Montpelier en 1284, al morir sus padres, entregó toda su fortuna a los pobres y se encaminó a Roma atendiendo por el camino a aquellos que hubiesen tenido la desgracia de ser atacados por la peste. A su regreso hacia Montpelier se dio cuenta de que había contraído la enfermedad y se retiró a un bosque donde fue atendido por un ángel y por un perro de un noble caballero que todos los días le llevaba un pan. El noble, intrigado por el comportamiento de su perro lo siguió y encontró al santo. Una vez recuperado de la peste, volvió a su casa donde nadie le reconoció y murió encarcelado tras haber sido acusado de ser espía.

Cuenta Croiset en su Año Cristiano que fue el propio carcelero de San Roque el que dio aviso al Gobernador de que una persona extraordinaria estaba presa en uno de sus calabozos.

"Despreció el Gobernador la relación, tratándola de sueño. Pero esparcida la voz por toda la ciudad de que había un santo en la cárcel, en un instante se halló ésta rodeada de todo el pueblo. Bajó el carcelero al calabozo y luego advirtió la extraordinaria luz que salía por las rendijas de la puerta. Ábrela y encuentra al santo tendido en tierra, que acababa de entregar el alma a su Criador y tenía a su cabecera una lámpara encendida y a los lados una tablilla en que estaban escritas estas palabras: Los que tocados de la peste invocaran a mi siervo Roque, se librarán por su intercesión de esta cruel enfermedad".


Leyenda y trabalenguas

Estatua de San Roque y el Perro en San Roque (Cádiz), es obra del artista Víctor Quintanilla y fue instalada en la glorieta de Cuatro Vientos, entrada este de la ciudad, en 1998. El Perro de San Roque se llama “Melampo” y según el famoso trabalenguas "Ramón Ramírez" fue quien le cortó el rabo: "El perro de San Roque no tiene rabo, porque Ramón Ramírez se los ha cortado".

Existen varias leyendas sobre la falta de rabo del can. La más conocida se refiere a 1885 coincidiendo con una de las epidemias de peste que asoló estas tierras. Las personas que acudieron a la Ermita de San Roque, se servían de las oraciones y de unos polvos que el santero les vendía. Este producto "mágico" lo obtenía de una mezcla bien trabajada, en la que dicho empleado incluía raspaduras del rabo del perro. Tan estupendo negocio, fue dejando al perrito sin rabo.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |