Menu


El síndrome de Stendhal
Sensibilidad a las Bellas Artes

Un referente de la reacción romántica ante la acumulación de belleza y la exuberancia del goce artístico


Por: Varios | Fuente: OjoCurioso / Canal Viajes / Wikipedia



¿Te has preguntado alguna vez por qué a veces nos sobrecogemos tanto, se nos pone la piel de gallina o incluso se nos llega a escapar alguna lagrimilla ante una fuerte emoción como puede ser, por ejemplo, contemplar una obra de teatro de fuerte impacto visual, andar por un gran museo o caminar por una bella ciudad? 

Pues estos síntomas, que no son para nada poco habituales y están dentro de lo considerado “normal”, en ciertas personas particularmente sensibles pueden llegar a extremos que suelen llegar a afectar su estado de salud de manera puntual, en estos casos, generalmente, estaríamos en presencia del llamado Síndrome de Stendhal.

¿Qué es el síndrome de Stendhal?

cubierta_accidente.indd

El síndrome de Stendhal (también denominado Síndrome de Florencia o "estrés del viajero") es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor, palpitaciones, depresiones e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente cuando éstas son particularmente bellas o están expuestas en gran número en un mismo lugar.



Más allá de su incidencia clínica como enfermedad psicosomática, el síndrome de Stendhal se ha convertido en un referente de la reacción romántica ante la acumulación de belleza y la exuberancia del goce artístico.

Se denomina así por el famoso autor francés del siglo XIX Stendhal (pseudónimo de Henri-Marie Beyle), quien dio una primera descripción detallada del fenómeno que experimentó en 1817 en su visita a la Basílica de la Santa Cruz en Florencia, Italia, y que publicó en su libro Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio.

"Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme".

Cuando el escritor francés visitó la ciudad de Florencia la belleza de los tesoros artísticos que allí encontró le turbó de tal modo que, según contó él mismo, sufrió palpitaciones, mareos y desvanecimientos. ¿Exagerado? Tal vez, pero aunque ha habido muchos casos de gente que ha sufrído vértigos y desvanecimientos mientras visitaba el arte en Florencia, especialmente en la Galleria degli Uffizi desde el principio del siglo XIX en adelante, no fue descrito como un síndrome hasta 1979, por la psiquiatra italiana Graziella Magherini. Ella observó y describió más de 100 casos similares entre turistas y visitantes en Florencia, la cuna del Renacimiento, y escribió acerca de él.

Stendhal cayó “enfermo” en 1817 a la salida de la florentina Basílica della Santa Croce. Eran tantas las maravillas que había visto en su viaje a esta prodigiosa ciudad, tanto talento de los genios del arte universal desplegado, tanta belleza inabarcable para los sentidos, que sus sentidos se desbordaron, dejando a este escritor hipersensible en estado de shock.



El Síndrome de Stendhal también es conocido como “la enfermedad de los museos” y se produce por la saturación de la mente humana de tesoros artísticos, referido más a la cantidad que a la calidad de los mismos, según apuntan los psicólogos. Todos sabemos que hay gente que nunca pisa un museo y cuando se va de viaje se da un verdadero atracón, y esta puede ser una de las consecuencias.

La mayoría de los casos que documenta Magherini se produjeron a la salida de la Galería Ufizzi. ¿Hay algo de autosugestión en esta curiosa enfermedad? Tal vez, aunque cualquiera que haya visitado Florencia en alguna ocasión sabrá que es imposible quedarse indiferente ante tanta belleza y tantos tesoros.

¿Todos podríamos padecer el Síndrome de Stendhal?

En principio cualquiera de nosotros podríamos experimentar algunos de los síntomas más intensos de este síndrome en algún momento, si bien es muy inusual que ocurra y generalmente se asocia a turistas de especial sensibilidad que viajan específicamente a visitar obras de arte de determinados autores y lugares muy admirados por ellos y que tienen por alguna razón un gran significado emocional.

En estos casos se han dado casos donde han aparecido los trastornos físicos que sufrió el escritor francés, pero también algunos males psíquicos de algo más de gravedad como alucinaciones, sentimientos depresivos o euforia, perturbaciones en la percepción, ataques de ansiedad, etc.

¿Enfermedad misteriosa o mito?

Aunque este síndrome está reconocido por gran parte de los psicólogos, como casi todo, no está exento de polémicas. Ante la multiplicación de los casos en los últimos años debido al aumento del turismo y la popularización de arte, sobre todo en los hospitales de Florencia, algunos han llegado a plantear dudas sobre su existencia. Alegan que el conocimiento y popularización de la existencia del Síndrome de Florencia puede crear una especie de sugestión en los visitantes de la ciudad, que inconscientemente los llevaría a sentir los diferentes síntomas.

También se ha hablado de una divulgación exagerada del síndrome sobre todo desde Florencia con fines comerciales, alegando que la belleza la ciudad es tal que puede provocar emociones extremas ante ella, atrayendo con ellos más turistas a la misma.

Independientemente de todo lo anterior, es indiscutible que el arte en todo su esplendor puede despertar emociones intensas que pueden provocarnos diferentes reacciones según nuestra sensibilidad y nuestro modo de apreciar el mundo que nos rodea y aunque existe realmente el síndrome de Stendhal, éste no puede ser un obstáculo para animarse a visitar una de las ciudades más bellas de Italia y de todo el mundo. 

florence_024p 200286501-001 dv626003





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |