Menu


La belleza de la Creación en el Génesis y la iconografía
Los hizo varón y mujer

Dios, que no habla con lenguaje académico ni de laboratorio, se ha demostrado un pedagogo excepcional


Por: Evangelizando | Fuente: www.riial.org / http://monjasconcepcionistasdealcazar.com



La Biblia empieza por la obra grandiosa de la creación, relatada con una descripción popular, nada científica, pero que resulta una página genial. Desde niños nos la sabemos de memoria.

Acabada toda la hechura del mundo, faltaba el rey de la creación. Y Dios se entretiene en modelar aquella estatua de barro, a la cual pudo decirle ¡Habla!, mientras le inspiraba el soplo de la vida. Esbelto, inteligente, Adán ve pasar ante sí todos los animales que Dios había creado. Desfilan emparejados, y, acabada la revista, se pasea de nuevo por el jardín. Esta vez va pensativo:

- Todos los animales de dos en dos, y yo, solo. Yo, un poco aburrido. Insatisfecho. Me falta algo...
Dios espía estas reacciones, y al fin se dice:

- Efectivamente, no está bien que el hombre esté solo. Voy a darle una compañera semejante a él.

Y le infunde aquel sopor profundo, durante el cual ve Adán cómo Dios le mete la mano en el pecho, le saca una costilla, recubre el vacío con carne, y a esa costilla, sacada de lado mismo del corazón, la hace crecer en un momento, despierta de su letargo a Adán, y se la presenta con satisfacción divina:



- ¡Mírala! ¿Te gusta?...

Adán sonríe. Dirige a ese nuevo ser una mirada profunda, profunda, y exclama gozoso:

- ¡Esta sí que es carne de mi carne y hueso de mis huesos!... ¡Eva!... Tú serás la madre de todos los vivientes...

La descripción de la Biblia no será muy científica si queremos. Los naturalistas dirán cosas muy diferentes. Pero Dios, que no habla con lenguaje académico ni de laboratorio, se ha demostrado un pedagogo excepcional.

Nadie nos diría cosas tan bellas y profundas sobre nuestro origen como lo ha dicho Dios.
El hombre, desde el principio, tenía el dominio sobre todas las cosas materiales. Todo se lo había sujetado Dios bajo sus pies. En nuestros días, el hombre ha sojuzgado ya a la luna, y escruta, con mirada cada vez más profunda, los abismos insondables del cosmos. Goza de todas las cosas, porque Dios se las da. Y hasta le manda que las domine, las perfeccione, y la sujete todas al servicio del hombre.



Sin embargo, nada de eso llenará afectivamente su ser. Podrá el hombre dominar y poseer toda la creación material, y, sin embargo, se sentirá siempre insatisfecho. Era necesario encontrar desde el principio en las cosas lo que las cosas no le podían dar, como es el amor.

Dios entonces hace al hombre varón y mujer. Y tanto el uno como la otra sienten una necesidad inmensa de comunicación. Hasta que se den a otro ser semejante a sí mismos, no encontrarán la satisfacción de sus deseos más íntimos. Sólo la comunión en diálogo abierto y fecundo colmará sus ansias insaciables de felicidad.

Cuando se quiere profundizar sobre la realidad del matrimonio, hay que acudir necesariamente a esta primera página de la Biblia. Porque ella nos muestra la naturaleza íntima de la unión conyugal proyectada, querida, establecida y bendecida por Dios desde un principio. El mismo Jesús lo hizo así.

 

LA CREACIÓN DEL HOMBRE

Icono de la Creación del hombre en el oratorio del Monasterio de Monjas Concepcionistas de Alcázar de San Juan, España.

El ícono se divide en tres etapas:

A grandes rasgos podemos apreciar la creación, según el relato bíblico, de la hierba, los árboles, los animales, las aves, etc. hasta culminar con la creación del hombre a quien transmite Dios su mismo hálito de vida, lo crea a su imagen y semejanza.

Luego vemos la caída de Adán y Eva en la que aparece el maligno como una serpiente que incita a Eva para que coma del fruto de aquel árbol prohibido.

En la tercera escena el temor de Adán y Eva los ha hecho esconderse de Dios. Se culpan uno al otro; pero el Señor dicta sentencia y son expulsados del paraíso.

La Comunidad Monjas Concepcionistas de Alcázar de San Juan trabaja en restauración de imágenes, restauración de muebles antiguos, pintura al óleo, iconos, esmaltes, cirios, encuadernación, huerta y arreglo de jardines.

 

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |