Menu


El envejecimiento de la población mundial
En España, uno de los países que ha experimentado el proceso de envejecimiento más rápido, el porcentaje de personas de más de 60 años llegará a ser del 43 por ciento y, en consecuencia, este país será uno de los que contará con la población más vieja.


Por: E-cristians.net | Fuente: E-cristians.net




El envejecimiento de la población mundial, el gran reto del siglo XXI

Del 8 al 12 de abril, Madrid acogerá la II Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, organizada por Naciones Unidas, y que será inaugurada por el secretario general de la ONU, Kofi Annan. Veinte años después de la celebración de la primera reunión en Viena, y con un panorama demográfico bien distinto al de los 80, más de 4.000 personas, entre de jefes de estado, ministros, demógrafos, agentes sociales y demás expertos procedentes de 140 países, se darán cita para analizar el envejecimiento mundial de la población y fijar las oportunas estrategias de actuación que garanticen una futura protección social.

Estamos ante una verdadera revolución demográfica que se plantea como el gran reto del siglo XXI. Los datos suponen uno de los principales desafíos para el estado de bienestar y se producen como consecuencia de uno de los principales logros de la humanidad: la mejora de las condiciones de vida y el progreso médico. El envejecimiento avanza a pasos agigantados y afecta ya a países en vías de desarrollo. Según datos de la División de Población del Departamento de Asuntos Sociales y Económicos de la ONU, en el año 2000 la población mayor de sesenta años era de 606 millones. A cincuenta años vista estas cifras se van a triplicar y se llegará en el 2050 a 1.800 millones de personas, lo que supone que un 20 por ciento de la población mundial (que será de unos 9.300 millones de habitantes) tendrá una edad por encima de los 60 años.

La situación española

En España, uno de los países que ha experimentado el proceso de envejecimiento más rápido, el porcentaje de personas de más de 60 años llegará a ser del 43 por ciento y, en consecuencia, este país será uno de los que contará con la población más envejecida. La baja natalidad y el aumento de la esperanza de vida son los dos factores que han conducido a esta situación. Con el índice de fertilidad más bajo del mundo (1,2 hijos), hacia el 2050 las personas sexagenarias superarán en número a los menores de 15 y las octogenarias llegarán a ser el 10 por ciento de la población.

Si los comportamientos reproductores no se modifican o no crece el aporte demográfico por inmigración, con el actual ritmo de nacimientos y defunciones, España empezaría a perder población en torno al 2010. Hacia el 2020 comenzarían a llegar a las edades de jubilación las generaciones del ´baby-boom´ español, es decir los nacidos entre 1957 y 1977. Será éste el momento de máxima presión sobre los sistemas de protección social, en especial sobre las pensiones. Por ello, más que nunca y sobre todo en España, las medidas a favor de la familia se muestran como una de las mayores urgencias con el fin de devolver el equilibrio y garantizar la cobertura de la Seguridad Social.

Los retos de la Asamblea

Durante los trabajos preparatorios de esta II Asamblea, se ha coincidido en señalar que, para los países en vías de desarrollo, los problemas que se deben solucionar son la atención a la salud y el cuidado de las personas mayores. Por lo que respecta a Europa y a los países occidentales en general, hay que orientar los esfuerzos a la garantía de los sistemas de seguridad social y la productividad de las personas mayores. Habrá que pensar más que nunca en nuestros ancianos y en preparar una sociedad apta para todos, que reúna unos niveles de calidad de vida dignos. Particularmente en África, es necesario valorar también las repercusiones del sida, enfermedad que puede cambiar la estructura piramidal de la demografía de este continente debido a los fallecimientos que se registran entre las capas de población adulta.

Todos estos temas deberán considerarse en el plan de acción internacional que la ONU aprobará durante esta asamblea. Según Isabel Rivero, directora del Centro de Información de la ONU en España, hay que ver el futuro en clave optimista y establecer un plan que contenga las estrategias globales para poder afrontar la revolución demográfica y "construir una sociedad para todas las edades en la que se cuente con los mayores como personas activas".

 

 

 

 



 

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |