Menu


Las claves de la homilía del nuevo arzobispo de Chicago
Estados Unidos

Mons. Blase Cupich ha tomado posesión de la archidiócesis de Chicago, la tercera más grande de Estados Unidos


Por: RC | Fuente: www. religionconfidencial. com



De los casi dos millones y medio de católicos de Chicago, al menos un millón es de origen latinoamericano y habla español.

Blase Cupich inauguró su nuevo cargo diocesal el 18 de noviembre durante la celebración de una Misa de Instalación a la que asistió su predecesor, el cardenal Francis George, en la Catedral del Santísimo Nombre.

Cientos de fieles no quisieron perderse la primera homilía del nuevo arzobispo, que comenzó confesando el aprecio y el respeto que siente por el Papa Francisco, de quien afirmó sentirse, en nombre de la diócesis, “muy orgulloso”.

Asímismo, durante su discurso alabó y agredeció la labor del nuncio apostólico destinado en su archidiócesis, el Arzobispo Vigano.

Otro de los puntos más relevantes de la homilía fue cuando hizo referencia a su pasado y a sus orígenes, confesando que no dejaron la elección del día de la misa de instalación al azar. El 18 de noviembre tiene un gran significado para Cupich según explicó él mismo:



“Cuando tuvimos que seleccionar una fecha para la instalación, el 18 de noviembre nos parecía ser una gran opción. La conmemoración de la Dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo me da la oportunidad de reconocer a todos los inmigrantes, al recordar a mis propios abuelos inmigrantes que ayudaron a establecer mi parroquia que lleva el nombre de los Santos Pedro y Pablo en Omaha. Además, el calendario de la Iglesia el día de hoy celebra a Santa Rosa Filipina Duchesne, alguien quien los pueblos nativos honraron con el nombre de la mujer que siempre ora. Ella nos recuerda de las extraordinarias contribuciones que las hermanas religiosas han hecho y siguen haciendo a la iglesia y a la sociedad. Tengo la intención de honrar y dar gracias por todas estas personas el día de hoy, sobre todo por la familia y los inmigrantes, los nativos americanos y las hermanas religiosas—los cuales han formado gran parte de nuestra fe, de nuestras vidas y de nuestros ministerios en la Iglesia”.

Además, aprovechó la ocasión para agradecer a todos los miembros del clero que le han acompañado durante toda su carrera hasta llegar a ser arzobispo diocesano de Chicago. “Tengo la intención de honrar y dar gracias por todas estas personas el día de hoy, sobre todo por la familia y los inmigrantes, los nativos americanos y las hermanas religiosas—los cuales han formado gran parte de nuestra fe, de nuestras vidas y de nuestros ministerios en la Iglesia” afirmó durante la homilía.

Destacó también la importancia del Evangelio como un punto de referencia para entender el significado de la resurrección, “para entender como el Señor Resucitado está trabajando en medio de nosotros hoy en día, y el como los discípulos en todas las edades, así cómo la Iglesia en nuestro tiempo, debe entender su misión”.

Concienciar a los jóvenes, evangelizar en la cultura moderna será una de sus prioridades durante esta nueva etapa. “El dia de hoy nos enfrentamos delante de la formidable tarea de transmitir la fe a la siguiente generación, de evangelizar a una cultura moderna y a veces escéptica, sin mencionar la tarea de inspirar a los jóvenes a servir a la Iglesia como sacerdotes, religiosos y religiosas. Todo parece tan desalentador y difícil, tan difícil como la caminar sobre el agua”.

Otro de los puntos que marcarán su agenda será la búsqueda y encuentro con aquellos que han sido abusados sexualmente por líderes de la Iglesia. “Ese punto de partida será siempre necesario para mí y para mis hermanos obispos. Trabajando juntos para proteger a los niños, para traer sanación a las víctimas y a los supervivientes  y reconstruir la confianza que se ha destrozado en nuestras comunidades por nuestro mal manejo, es nuestro deber sagrado”.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |