Menu


Los Evangelios de Lindau
El manuscrito debió realizarse en el monasterio de San Gall a mediados del S. IX


Por: Entre libros y letras | Fuente: www.iberlibro.com



Los Evangelios de Lindau reciben su nombre de la ciudad alemana donde se encontraban en posesión de las canónigas del Monasterio de Nuestra Señora Bajo los Tilos, en el lago Constanza. A principios del siglo XIX el monasterio fue secularizado y el manuscrito pasó por varias manos de anticuarios y coleccionistas, hasta que J. Pierpont Morgan (1837-1913) lo adquirió en 1901 para su famosa Biblioteca de Nueva York. Es el ejemplar manuscrito más antiguo de esta importante biblioteca.

El manuscrito debió realizarse en el monasterio de San Gall a mediados del S. IX. Tiene interés por sus fondos purpúreos y sus iniciales decoradas de influencia irlandesa. Pero lo más interesante son sus cubiertas (frontal y trasera), auténticas delicias de la orfebrería para encuadernación de la Alta Edad Media.

La hipótesis más plausible es que las cubiertas anterior y la posterior pertenecían a otros manuscritos, pero que se cambiaron para éste, pequeñas diferencias de tamaño entre una cubierta y la otra apoyan esta idea. Ambas cubiertas están adosadas a planchas de madera forradas. En la delantera, el forro es de una seda de origen bizantino, de fondo púrpura con unas aves; en la trasera se trata de seda islámica decorada a base de patrones simétricos de grifos y motivos vegetales.

 

blog4



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |