Menu


El martirio de San Esteban de Bernardo Carvallino
Donación Fundación Amigos del Museo del Prado, 1989

Una representación de la lapidación del primer mártir de la fe cristiana, una instantánea sacra, emotiva...


Por: Museo Nacional del Prado | Fuente: www.museodelprado.es



El martirio de San Esteban de Bernardo Carvallino (1645). Museo del Prado, Madrid.

San Esteban, vestido con la dalmática de diácono de color rojo vivo, está solo en su martirio, de rodillas ante un muro con las manos cruzadas en el pecho y la cabeza inclinada, mientras alza el rostro, intensamente iluminado, hacia el cielo. A su alrededor yacen en el suelo las piedras que le han arrojado sus verdugos por ambos costados. Se trata de una representación de la lapidación del primer mártir de la fe cristiana, una instantánea sacra, emotiva, serena e impregnada de delicadeza que figura entre las más bellas invenciones del artista.La escena ilustra un argumento de larga tradición en la iconografía cristiana que se basa en un pasaje de los Hechos de los Apóstoles (7, 54-60). Esteban era uno de los siete diáconos elegidos por los Apóstoles para colaborar con ellos; acusado por los judíos, fue mandado apedrear en las puertas de la ciudad y, mientras esto sucedía, su rostro iluminó y orando pidió a Dios que no imputase  el pecado a sus verdugos. Junto a San Lorenzo, con quien frecuentemente forma pareja, pertenece al grupo de santos diáconos mártires.

Vida de San Esteban, protomártir





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |