Menu


La Campana Maria Dolens en Rovertto, Italia
La campana de la paz

Todas las noches a las nueve y media da 100 campanadas en memoria de todos los caídos en las guerras del mundo


Por: Antoni Pedragosa | Fuente: www.forumlibertas.com



Era a principios del Siglo XVIII. La campana grande de la catedral de Barcelona, formaba parte de la vida de la Ciudad. Tenía un código de avisos y señales que la gente ya conocía. Popularmente se la conocía como "La Honorata".

Inexplicablemente, el Duque de Berwick, lugarteniente militar de Felipe V, ordenó sacarla de su lugar, para fundirla y hacer con su metal, dos cañones de artillería, para que según palabras del "Notario del Reyno"... "su sonido avisara de forma más explícita, enérgica y contundente a los habitantes de Barcelona". Estas palabras  totalitarias, violentas e inhumanas, se fueron repitiendo en otros ámbitos después de proclamarse el "Decreto de Nueva Planta".

Pero la historia también tiene otra vertiente, más humana, más inteligente y más pacificadora. Os comento ahora un hecho que se produjo exactamente a la inversa del anterior. Aquí los cañones se transformaron en campana. Los habitantes de aquel lugar dicen que es la campana más grande del mundo. Tiene una altura de 4 metros y un diámetro de 3 y medio, y pesa 25.000 Kg. Esta campana tiene una historia muy singular. Está situada en la cumbre de una montaña, presidiendo el valle de Roveretto, en la región del Trentino de Italia. Todas las noches a las nueve y media da cien campanadas en memoria de todos los caídos en las guerras del mundo.

La idea de hacer esta campana la tuvo un sacerdote de Roveretto, un tal Antoni Rossaro, que después de la Primera Guerra Mundial, al ver aquel desastre humano tan terrible, con los restos de los cañones que quedaron esparramados por aquel lugar refundió la campana en una  fundición de Trento, y la puso el nombre de "Maria Dolens", invocando a Nuestra Señora de los Dolores.  Dos palabras presidían la parte frontal de la campana: "Mai piu", haciendo referencia a que "nunca mas" la guerra.  Desgraciadamente aquel "nunca más"  no se cumplió. Vino la Segunda Guerra Mundial,  y la campana quedó destrozada. Nuevamente se volvió a refundir, y hoy vuelve a presidir el valle de Rovertto y a las nueve y media de la noche da las cien campanadas aquella campana que todo el mundo conoce como "La Campana de la Paz". Allí mismo en un pabellón anexo, hay el testimonio gráfico del horror y la destrucción de las dos Guerras Mundiales. En la pared, miles y miles de nombres  de los caídos de aquella región. Viendo esta catástrofe humana de semejante magnitud, uno se pregunta: ¿Como es posible, que con lo que que cuesta organizar una guerra, esfuerzo físico , organizativo, económico... para acabar recogiendo unos resultados tan desastrosos, tanto físicos como morales? porque la guerra es el fracaso humano por excelencia.  En la campana actual, figura una inscripción de una frase de Pio XII que pone "Todo se pierde con el odio y la guerra.  Todo se gana con el amor y la paz", ¡gran verdad!.  Aquella cumbre donde está la campana, se presta a la reflexión.  Allí, un grupo de cantores de la Coral SOM de Barcelona, cantamos el "Dona Nobis Pacem".  Fue un momento particularmente emocionante... un canto en forma de oración que pedía: Danos la paz Señor. Tal vez sería mas justo decirlo de otra manera: Haznos Señor portadores y constructores de paz, todos los días de nuestra vida.

La Campana Maria Dolens se puede clasificar como una campana de "badajo candente". Sus dimensiones son notables: su peso es equivalente a 22.639 t, el yugo o contrapeso hasta el 10,3 t, el badajo a 0,6 t. Su altura es de 3,36 mi el diámetro de 3,21 m. La nota musical es SI bemol. Es la cuarta campana en el mundo en tamaño entre aquellas que suenan a distancia. Debido a que el sonido no correspondía con lo previsto, fue otra vez fundida en Verona por la fundición Cavadini en 1939, antes de regresar a Rovereto el 26 de mayo de 1940. Debido a un defecto grave que no podía remediarse de otra forma, se fundió de nuevo en 1964 con el apoyo financiero del Club de Leones de Italia, de la Fundición  de Castelnuovo Ne Monti (RE). Fue bendecida el 4 de noviembre de 1964 por el Papa Pablo VI y se les dio una nueva ubicación en la colina de Miravalle.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |