Menu


El Crucifijo doloroso de Coestfeld o Gabelkreuz
Se le atribuye esa peculiar forma (Y) para identificar la Cruz con el árbol de la ciencia del bien y del mal


Por: Varios | Fuente: www.cyclopaedia.es



El crucifijo doloroso es una representación muy expresiva de la Cruz de la Pasión de Jesucristo, que como principal particularidad no tiene un travesaño horizontal, sino dos oblicuos, dando una forma de "Y". Son propios de la escultura gótica de Alemania de finales del siglo XIII y principios del siglo XIV. Algunas de las más antiguas se encuentran en Colonia y en Coestfeld, Renania del Norte-Westfalia.

Se atribuye esa peculiar forma a la voluntad de reproducir el aspecto de las ramas de un árbol, para identificar la Cruz de Cristo con el árbol de la ciencia del bien y del mal, uno de los árboles del Paraíso, por medio del cual se cometió el primer pecado del mundo y la humanidad se vio condenada al pecado hasta que con la redención que se produjo por el sacrificio de Cristo, se quitó el pecado del mundo.

Típicamente, el crucifijo doloroso, con forma de “Y”, tiene a Jesucristo suspendido por los brazos con el pecho hundido, y con una viva expresión de dolor en el rostro. Los brazos delgados están más dirigidos hacia arriba que hacia los lados, el cuerpo flaco está curvado y se hunde por el esternón bajo la tensión ejercida por el peso del cuerpo. Los dedos de manos y pies parecen deformes y en general toda la figura de Cristo da la impresión de un intenso sufrimiento.

La beata y mística Ana Catalina Emmerick (siglos XVIII-XIX) parece afirmar que el crucifijo doloroso es la representación más exacta de la verdadera Cruz de la Pasión. Su vida se caracterizaba por una profunda unión con Cristo. Le gustaba rezar ante este famoso crucifijo.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |