Menu


El crucifijo de bronce de Donatello
Basílica de San Antonio en Padua

La cabeza está realizada minuciosamente modelada hasta el más mínimo detalle, con la apreciación del extremo sufrimiento


Por: Redacción Catholic.net | Fuente: Varios



El crucifijo de bronce, es una escultura de Donatello situada en el altar mayor de la basílica de San Antonio en Padua. Tiene un tamaño de 180 x 166 cm y fue construido entre 1444 y 1447.

El crucifijo no fue, probablemente, ejecutado para su colocación en el altar mayor ya que se añadió bastantes años después. Se cree que su ubicación inicial era para el centro del coro que se construyó por la misma época.

La figura de Cristo está modelada con gran atención en la anatomía, las proporciones y la intensidad de expresión, con una talla efectuada con un grave corte donde se aprecia la perfecta y armoniosa musculatura del cuerpo. Inclina la cabeza ligeramente hacia el lado derecho y está realizada minuciosamente modelada hasta el más mínimo detalle, con la apreciación del extremo sufrimiento. Los ojos se encuentran profundamente hundidos, la boca entreabierta como en el momento de la última exhalación.

Donatello originariamente había creado una figura desnuda, tal vez con un perizoma textil, pero en la época del barroco se le añadió un paño de pureza de bronce.
 
La escultura fue muy apreciada, por lo que, a partir del 1446, los comitentes decidieron encargarle un trabajo más importante a Donatello, la realización del altar mayor, en el cual estuvo laborando hasta 1450.
 
Para este mismo altar, Donatello creó siete estatuas que representan a la Virgen con Niño y los santos Francisco, Antonio, Justina, Daniel, Luis y Prosdocimo.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |